Buscador


Abengoa, Acciona, Gamesa e Iberdrola desembolsan cuatro millones de dólares a grupos de presión en Estados Unidos

24-06-2012

De los cuatro millones de dólares destinados a grupos de presión en Estados Unidos, la mitad corresponde a Iberdrola Renovables (2.002.950 millones de dólares para ser exactos); Gamesa ha aportado 1.120.000 dólares; Abengoa, 860.000 dólares y Acciona Energía –una de las compañías con mayor visibilidad a nivel mundial- apenas 100.000 dólares. La compañía que preside José Manuel Entrecanales es más proclive a utilizar el patrocinio en grandes grupos editoriales para posicionarse en los mercados internacionales. Las acciones de lobbie encargadas por las firmas españolas, que conjuntamente suman más de cuatro millones de dólares -según los datos que obran en poder de La Celosía, obtenidos del registro de grupos de interés de Washington-  van encaminadas a conseguir posiciones favorables en el ámbito regulatorio, en concesiones y fijación de tarifas, principalmente.

“España debe apostar de manera inequívoca y clara por este mercado y entender la idiosincrasia del mercado americano en el que los lobby son un elemento natural y esencial, y al mismo tiempo transparente y legal. Muchas empresas españolas creen que el lobby tiene una connotación negativa y prefieren buscar contratos a través de las amistades. Son modelos distintos”, afirma Juan Verde, Secretario de Estado adjunto de Relaciones Comerciales de Estados Unidos con Europa. A Juan Verde (natural de Canarias y considerado el hombre de Obama en Europa) y a Alan D. Solomont, embajador de Estados Unidos en España, se les considera los impulsores de la presencia de las firmas españolas en varios estados norteamericanos.

Iberdrola Renovables, la firma que preside Ignacio S. Galán, ha hecho una gran apuesta por la energía verde en Estados Unidos. Y para coordinar sus acciones ante los grupos de interés cuenta con Capitol Tax Partners y Baker Donelson, prestigiosas firmas norteamericanas. La compañía reconoce en su Memoria de Sostenibilidad, como las dos actividades principales del Grupo han experimentado importantes avances regulatorios, tanto por las mejoras de las tarifas de electricidad y gas de Nueva York que permiten a todas las filiales de Iberdrola USA gozar de un período de estabilidad regulatoria hasta el año 2014, como por la extensión de la fecha de inicio de construcción de nuevos parques eólicos, que otorga estabilidad y visibilidad a los proyectos eólicos que se pusieron en funcionamiento en 2011 y 2012. Pero también reconoce que no se han alcanzado los resultados esperados, básicamente en el negocio del gas. En la junta general Galán insistió en que se ralentizan los proyectos de renovables en Estados Unidos “por los bajos precios y el fin de las subvenciones”.

A Gamesa pese a haber invertido más de un millón de dólares en Estados Unidos (el 15% de su mercado) desde el año 2010 hasta la fecha, las acciones de lobbie le han reportado más repercusión mediática que los resultados empresariales esperados. Gamesa invirtió en 2011 más de medio millón de dólares, a través de la firma Quinn Gillespie&Associates. No consiguió mejoras para su negocio, pero en abril anunciaba a bombo y platillo que el presidente Obama visitaba una de sus fábricas en Pensilvania. Ahora la compañía reconoce en su informe de actividad como “las incertidumbres regulatorias en mercados eólicos maduros en Europa, en EEUU y en India, y el alargamiento del proceso de concesión de autorizaciones de parques eólicos en China, unido a la sobrecapacidad existente en el sector, se han visto traducidas en una mayor volatilidad de la demanda de aerogeneradores y una continua presión en precios”.

Gamesa, pese a contar con un código ético, ha cometido graves fallos en sus relaciones con las instituciones al confundir una presunta ‘compra de favores’ con acciones de lobbie. Un grave error que le está pasando factura. El fichaje como consejera externa de la ex Comisaria Europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, aún es motivo de controversia.

Abengoa Bioenergía parece haber sacado buenos réditos a su inversión de 860.000 dólares. La filial de Abengoa empezó a operar en 2006, a través de Cornerstone Government Affairs, con un desembolso inicial de 120.000 dólares. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció a finales de 2010 que su gobierno destinaría 2.000 millones de dólares a dos proyectos solares que se repartirían entre la compañía española Abengoa y la estadounidense Abound Solar Manufacturing. La firma española logró un aval de 1.156 millones de euros para construir en Arizona (Estados Unidos) la mayor planta termosolar del mundo.

Llamativo es el resultado obtenido por Acciona Energía ante lo que se podría calificar ‘limosneo’ en acciones de lobbie. Contrata a SRN Denton en 2009, con un gasto de 30.000 dólares, que sube a 40.000 dólares en 2010 y asciende a menos de 20.000 dólares en 2011, último año de actividad. “Tenemos la gente, los recursos, y la visión para ver lo que viene, de dónde viene, y cómo darle vuelta a su ventaja. Somos pragmáticos para conseguir hacer lo que nuestros clientes necesitan, con calidad y eficiencia”, afirman sus representantes en Washington. La razón del éxito de la empresa que preside José Manuel Entrecanales hay que buscarla en sus campañas mundiales de publicidad que le dan notoriedad mundial.

El mercado norteamericano ha dejado de ser Eldorado en subvenciones y precios bajos pero se abren nuevas expectativas. La eólica y solar fotovoltaica podrían satisfacer hasta el 80% de la demanda norteamericana en 2050, según un informe de National Renewable Energy Laboratory. Conviene leerlo con atención.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

Wall Street ha sido el lobby más generoso con el Partido Republicano, ganador de las elecciones

Acciona Infraestructuras recibe una subvención de 4 millones de euros de la Unión Europea para investigar materiales más eficientes en la construcción

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.