Buscador


Acciona acumuló autocartera con la ruptura del núcleo accionarial de los Entrecanales

02-05-2012

La intervención en el mercado abierto para la compra o venta de acciones propias genera discusiones apasionadas entre los gestores, unos lo consideran una mala práctica y otros la veneran. El regulador bursátil siempre debe estar vigilante ante esa intervención dado que no es cualquiera quien compra y vende, sino el gran insider, la propia compañía. En los últimos tiempos, el desplome de las cotizaciones y la salida del capital de accionistas importantes, está causando un incremento notable de la autocartera, en cifras próximas al máximo permitido. Acciona, controlada por dos ramas de la familia Entrecanales, fundadora de la compañía, ha propuesto en la próxima junta la amortización de casi el 10% del capital propio.

En el pasado ejercicio, la autocartera de la empresa creció considerablemente, pasando del 5,17% al 8,81%, con compras de 2,3 millones de acciones. Este crecimiento fue a la par de la reducción del paquete de control que mantenían los Entrecanales, que bajó del 59,6% del capital en 2010 al 52,9% del año pasado. En 2011 se produjo la operación por la cual, la familia Entrecanales fusionó el grupo del mismo nombre con Acciona, pasando así de tener la titularidad indirecta de las acciones del grupo a hacerlo directamente, y de esta forma algunos miembros de la familia poder vender en el mercado sus títulos y ganar liquidez, quedando las familias con miembros que ocupan cargos ejecutivos, José Manuel Entrecanales Domecq e Ignacio Entrecanales Franco, unidas por un pacto parasocial.

El paquete acumulado en autocartera por Acciona tiene un valor bursátil de algo menos de 300 millones de euros, pero en el balance del grupo, que marca el precio de coste, se aproxima a los 500 millones. Los títulos de Acciona cotizan a 46 euros y cuando se anunció el pacto de la familia por el cual podían conseguir liquidez directa en el mercado, las acciones se situaron en 72 euros. Acciona se está convirtiendo en una compañía de energía y del sector medioambiental a pasos acelerados, aunque todavía muestra dependencia del mercado nacional en la actividad de construcción, con más del 50% de la facturación de procedencia española, lo que le penalizará en el tránsito.

Mientras que su gran acierto de gestión en la década pasada fue ver las posibilidades de las energías renovables, y en especial la entrada en Endesa, el gran error fue mantenerse en el sector inmobiliario, que se ha convertido en una ruina. El año pasado tuvo que provisionar 245 millones en esta actividad, y tiene todavía un inmovilizado en suelo de 850 millones. De las promociones terminadas, valoradas en 225 millones, sólo tiene comprometidas ventas por valor de 34 millones.  A pesar de estos números, Acciona asegura que las tasaciones realizadas superan el valor en libros de los activos. El negocio inmobiliario acumula a nivel  consolidado unas reservas negativas de 47 millones, dando muestra del lastre que supone para la entidad, que ha ido vendiendo patrimonio que rentaba para acometer los gastos financieros de esta actividad, que arrastra una deuda de 657 millones de euros.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.