Buscador


ACS quiere reconvertir su problemático negocio australiano, Leighton, en una concesionaria de poco riesgo

30-07-2014

 

Marcelino Fernández Verdes, el hombre fuerte de ACS, dejó ayer claro que la multinacional española quiere rebajar al máximo los riesgos de su filial australiana Leighton, reconvirtiéndola en una concesionaria. Esto supone vender la constructora John Holland, que podría adquirir Ferrovial, los negocios de promoción inmobiliaria y el de servicios mineros.  Una sustitución de Holland por Dragados podría generarle más animadversión de los accionistas minoritarios, a los que ya se traicionó con la promesa de que ACS respetaría la independencia de Leighton. En Australia se tiene la idea de que la empresa española solamente está interesada en ordeñar al máximo el grupo australiano.

Después de presentar Leighton unos resultados decepcionantes en el primer semestre, que le han originado una caída en Bolsa del 5% en dos sesiones, Fernández Verdes ha dejado claro que los proyectos de infraestructura de colaboración público-privada serán la base de los resultados futuros de la filial australiana.

Renuncia a un gran proyecto en Melbourne porque no puede tomar riesgos

Fernández Verdes había ya decidido que Leighton renunciase a la construcción y explotación de la autopista que cruzará Melbourne, una obra de más de 6.000 millones de euros, alegando riesgos altos de orden geológico en el túnel de 4 kilómetros que es necesario perforar. Nadie se ha creído esta justificación, y los analistas piensan que la debilidad de balance de la compañía es la verdadera razón del abandono de una obra, que pueden adjudicarse Ferrovial o Acciona, que participan en la puja en dos consorcios.

El negocio australiano apenas ha generado caja en el primer semestre y sigue con serios problemas de gestión del fondo de maniobra, habiendo incrementado la deuda neta una cuarta parte. Las cuentas a cobrar, un grave problema en Leighton, aumentaron un 10%, hasta 5.500 millones de dólares australianos. Así las cosas, Fernández Verdes parece que ha perdido la paciencia y en lo que queda de año se presume un profundo recorte de gastos y venta masiva de activos.

Dos noticias han endulzado el mal sabor del otrora fabuloso negocio australiano. Leighton ha conseguido adjudicarse el diseño, construcción y explotación y mantenimiento durante 25 años de una autopista en Nueva Zelanda, un proyecto de 910 millones de dólares australianos, en torno a 600 millones de euros, y ha ganado la licitación para levantar y explotar una cárcel en Melbourne, por una cifra de 700 millones de dólares australianos.

El socio canadiense de ACS en el almacén Castor valora a cero su participación

Florentino Pérez, presidente de la compañía, está más centrado en solucionar los problemas que ha originado el Castor, el almacén gasista,  devuelto al Gobierno renunciando a la concesión, y que ahora debe ser compensado por su valor residual, cuya forma de medir no está regulada en el contrato. El ministro José Manuel Soria no ha dicho por el momento nada al respecto pero en juego hay 1.400 millones de euros de la deuda que suscribieron el Banco Europeo de Inversiones y otros inversores, de la que en principio respondería ACS si a finales de noviembre el almacén no está operativo, lo que se da por seguro.

Lo lógico sería que Soria defendiera los intereses públicos y alegase negligencia del contratista por la actividad sísmica que produjo la inyección de gas y obligó a paralizar el proyecto. Si es así, habría que determinar, judicialmente o en arbitraje, la compensación que recibiría el grupo que preside Florentino Pérez. Hay que subraya que el socio de ACS en el Castor, la canadiense Dundee tiene contabilizado a valor cero su participación del 33% en el proyecto, mientras que ACS, que contabiliza de manera poco ortodoxa el negocio como ‘mantenido para la venta’, tiene valorada la suya en 229 millones de euros, una cantidad sin provisionar a pesar de que lo tiene muy complicado para cobrarla.

Otras informaciones de interés plublicadas en La Celosía:

Emiratos libera al consejero delegado de la filial de ACS y la española acepta un cambio en la propiedad

Florentino Pérez tiene que justificar los 50 milllones que le ha costado a ACS el ‘aparcamiento’ de Clece

ACS responde de 1.400 millones de euros de deuda emitida para pagar el Castor si el almacén de gas no abre antes del 30 de noviembre

Peligra la participación de ACS, OHL y Ferrovial en la Alta Velocidad de California

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.