Buscador


Latinoamérica

Alberto Acosta, ex candidato a la Presidencia de Ecuador, denuncia las privatizaciones de Correa

29-12-2015

Alberto Acosta fue ministro de Energía y Minas de enero a junio de 2007. Como miembro de Alianza PAIS también fue presidente de la Asamblea Constituyente -de noviembre de 2007 a junio de 2008-. Junto con Pachakutik y el MPD, fue candidato a la Presidencia de la República, en 2013.

La búsqueda de recursos tiene un nuevo modelo. El Estado firmó un contrato con Schlumberger para servicios específicos en el campo Auca. Alberto Acosta conversó con EXPRESO sobre las implicaciones del acuerdo de inversión.

– El Gobierno dice que el contrato con Schlumberger es beneficioso, ¿hay riesgos?

– Lo que se acaba de hacer –en palabras de Rafael Correa, en 2006– es una traición a la patria. Él entonces, enfrentando la política petrolera de Lucio Gutiérrez, afirmó que no se podía entregar los campos maduros o las joyas de la corona al capital extranjero y que esos campos debían estar en manos de la empresa estatal. Esos argumentos no han perdido validez.

– De los pocos datos entregados en el contrato con Petroamazonas ¿cómo evalúa las condiciones para la transnacional?

– No conocemos los detalles de esa operación. Correa empezó su gestión impulsando una comisión de auditoría de la deuda, en tanto exigencia de la sociedad civil, para transparentar los manejos financieros del Estado. Hoy se endeuda de forma alegre e irresponsable, entrega los campos maduros y muchas obras públicas al capital extranjero, y lo hace sin ninguna transparencia.

– ¿En qué beneficia el acuerdo?

– En nada. Ni a Petroecuador, ni al Estado. Salvo que sea disponer en breve de unos mil millones que le son indispensables a Correa para apuntalar la economía luego de que él ha despilfarrado los recursos obtenidos en estos últimos ocho años de Gobierno, los mayores que haya recibido gobierno alguno en la historia.

– Auca, según el Gobierno, tenía cuatro años más de extracción ¿la mejor opción era operar con Schlumberger?

– En ningún caso era una buena opción. Lo que se debió hacer es fortalecer la empresa estatal para que asuma con eficiencia el manejo de los campos maduros, sin entregarlos al capital extranjero. En línea con lo que decía Rafael Correa en el año 2006, esa fue la propuesta que formulé cuando fui ministro de Energía; propuesta que no se cristalizó. Así, en más de ocho años de gestión no se fortaleció la empresa estatal por la incapacidad y la ineficiencia de quienes han estado y están al frente del manejo petrolero en el país. Y debe quedar claro que no faltaba dinero para realizar las inversiones.

– ¿La nueva modalidad de alianza público-privada podría ser productiva para el país en cuanto a costos para el Estado?

– ¿Hasta cuándo vamos a usar eufemismos? ¿Por qué no hablamos con propiedad? El Gobierno de Correa, tragándose todo su discurso altivo y soberano, está abriendo la puerta a las privatizaciones. Y las privatizaciones, como bien sabemos, son propias del instrumentario neoliberal, que no ha servido para resolver los problemas del subdesarrollo.

– ¿Cuáles serían los efectos si este modelo se replica, por ejemplo, en el ITT?

– La sola idea de extraer crudo del ITT es indignante. En las actuales circunstancias, con precios tan deprimidos es una opción que carece de sentido económico alguno. Aun cuando los precios bordeen los cien o más dólares por barril no hay justificación alguna para extraer el petróleo del ITT: ¡La vida no tiene precio!

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.