Buscador


Alierta muestra el camino a las grandes empresas españolas e italianas para que puedan pagar 132.000 millones de deuda en cuatro años

25-07-2012

El presidente de Telefónica, César Alierta, envió ayer un claro mensaje de su voluntad de reducir deuda a las agencias de calificación y a los inversores institucionales, con la decisión tomada por el consejo (la nota oficial no añade el adjetivo de unánime) de la compañía de sacrificar el dividendo de un año en lugar de recortar la inversión, y reducir el 50% el que se carga contra beneficios de 2013,  para poder hacer frente adecuadamente a los vencimientos de deuda, que asciende a 58.000 millones de euros, y también, de paso, pueda servir como medida disuasoria para la entrada de inversores no deseados, que podrían financiar fácilmente la inversión con el dividendo altísimo de la operadora. Los dos bancos, BBVA y Caixabank, que se sientan en el órgano de administración de la empresa dejarán de ingresar en torno a 550 millones de euros cada uno con las nuevas medidas. La medida tomada por la operadora supone ahorrarse una caja de algo más de 10.000 millones de euros, que irán a cancelar los 6.700 millones que vencen en 2013 y buena parte de los 7.900 millones del 2014.

Las empresas con una buena calificación crediticia de España e Italia han sentido la aversión del mercado por el contagio de la crisis de la deuda soberana, y están obligadas a tomar medidas drásticas, especialmente las que no están bajo control del Estado. El tsunami del mercado ha obligado a Alierta a cambiar de opinión en dos meses, ya que cuando se celebró la junta de accionistas bajo ningún concepto tenía in mente la supresión del dividendo. En un año, con los tipos oficiales a la baja, Telefónica se ha visto obligada a pagar bastante más por su endeudamiento, que excluidas las diferencias de cambio, ha pasado de soportar un interés del 4,91% al 5,47%, una carestía del 12%. Hay que tener en cuenta que el gasto financiero neto de la compañía supera los 2.000 millones de euros.

Un informe publicado por Moody’s el martes, High Refinancing Risks and Needs in 2013-16, cuantificaba en 1,2 billones de dólares los vencimientos de deuda de las empresas europeas en los cuatro próximos ejercicios, una cantidad un 20% mayor que la requerida en el año 2010 para el mismo periodo de tiempo. De esta cantidad, 380.000 millones son préstamos bancarios y el resto en bonos. Las necesidades de reducción del activo por parte de los bancos debido a los nuevos requerimientos de capitalización sobre riesgo complican las refinanciaciones.

Las empresas italianas y españolas, las más debilitadas por la crisis soberana, necesitan cubrir 33.000 millones de euros el próximo año, 40.000 millones en 2014, 30.000 en 2015 y 29.000 millones en 2016. La medida tomada por Telefónica deja a la italiana ENEL, la más endeudada, con un vencimiento de 18.500 millones en un año, y a su filial española Endesa, con 6.000 millones, en una difícil tesitura para seguir manteniendo el nivel de dividendo actual. Endesa tiene además el problema de la carga fiscal que prepara el Gobierno para el sector eléctrico. Además de Telefónica y Endesa, Ibedrola, Repsol, Gas Natural, Enagas, Red Eléctrica y Amadeus, son las empresas que tienen más deuda a vencimiento en un año.

Si la medida radical tomada por Telefónica en materia de deuda deberá ser muy tenida en cuenta por el resto de compañías del Ibex no será menor el seguimiento de la reducción de sueldos para la cúpula aprobada ayer, de un 20% para el consejo y un 30% para la alta dirección. El ministro de Economía, Luis de Guindos, reclamó a las empresas del Ibex 35 que bajen las remuneraciones del consejo y la alta dirección como gesto de solidaridad.

Habrá que ver la reacción del mercado bursátil en las próximas jornadas. En Nueva York, las acciones de la compañía española, negociadas en ADRs, cayeron un 2% en la primera sesión de mercado abierto con la medida ya conocida.

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.