Buscador


Argentina importará petróleo por vez primera en 20 años

06-01-2014

El efecto que provoca la caída de la producción nacional de petróleo crudo, combinada con el crecimiento de la demanda de combustibles -dos huellas de las políticas del kirchnerismo-, llevó al Gobierno a tomar una decisión tan antipática y de alto costo político como infrecuente. En los próximos días, se publicará en el Boletín Oficial un decreto presidencial que habilitará la importación de petróleo subsidiado por parte del Estado, para revenderlo entre las principales productoras de combustibles, un grupo que integran YPF, Axion -opera la red Esso-, Shell, Petrobras y Oil.

Será la primera compra de crudo al exterior en un período de por lo menos dos décadas. Sin embargo, el equipo económico prefiere resistir el costo político de esa medida a cambio de obtener réditos tanto en la balanza comercial como desde el punto de vista cambiario, dado que la compra de producto primario para procesar en el país permitiría reducir las importaciones de derivados, que son más caros.

Una vez más, Enarsa -que nació en 2004 con el objetivo de convertirse en una compañía pública testigo del mercado petrolero pero que se convirtió en el brazo ejecutor del Gobierno en la crisis energética-, será la encargada de la operación. Aunque aún no están definidos todos los detalles, fuentes que están al tanto de la iniciativa estiman que Enarsa importará un cargamento de aproximadamente un millón de barriles que llegarían de algún país productor de la costa oeste de África a precio internacional (anteayer, la variedad WTI, de referencia para la Argentina, cerró a US$ 94,46 el barril). Luego, la compañía estatal lo venderá a las petroleras, entre ellas YPF, una de las principales promotoras de la medida, a US$ 83.

Este número no es casual: los contratos de crudo Medanito (el crudo de mejor calidad del país) para este mes, se están cerrando a ese mismo precio. Por lo que, en la práctica, la importación de crudo no bajará los costos de producción de combustibles de manera directa, sino que permitirá aumentar “la carga y el rendimiento de las refinerías”, según explicó una fuente con conocimiento de la iniciativa.

El Gobierno estudia la medida desde hace meses a pedido del sector privado. Un equipo comandado por el secretario de Energía, Daniel Cameron, hizo los números finos, que le presentó a la comisión fiscalizadora del sector energético que, en la práctica, comanda Kicillof.

Pero los tiempos se aceleraron en diciembre. El día 19, en una reunión que mantuvieron el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, con los jefes de las grandes petroleras, los funcionarios reconocieron tener en claro que la caída en la producción local del crudo Medanito, propio de la provincia de Neuquén, afecta la rentabilidad de las empresas refinadoras.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.