Buscador


 

Argentina rebajará el justiprecio a pagar por YPF con la coartada de los daños medioambientales

18-04-2012

Los daños al medioambiente será la baza principal que jugará el Gobierno de Argentina para rebajar al máximo el justiprecio que deberá abonar a Repsol por la nacionalización de YPF. La empresa española ha valorado su participación del 57% en el capital de la filial argentina en 10.500 millones de dólares. Argentina tratará de elevar los costes de desmantelamiento de los campos petrolíferos, para lo cual el grupo tenía una provisión total de 1.844 millones de euros, y los de litigios medioambientales, que estaban dotados en algo más de 400 millones de euros, de los cuales alrededor de 120 millones eran de YPF por contingencias heredadas de una adquisición en Estados Unidos en los años noventa.

El ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, ha dicho que “el medioambiente no se rifa y tiene precio”, y ya se ha alentado a todos los gobernadores de las provincias en las que YPF contaba con producción para que hagan un listado de reclamaciones por daños medioambientales. Repsol ya advertía en su última memoria que los costes de reparación medioambiental pueden diferir bastante debido a cambios en las leyes y regulaciones, que sin duda ocurrirán, nuevos análisis del daño causado, que también serán “actualizados” y otras variables.  Las provisiones para actuaciones medioambientales apenas superaban los 250 millones de euros el año pasado, mientas que para litigios fiscales superaban los 830 millones de euros. El área fiscal también será utilizada a su favor por el Gobierno de Cristina Fernández.

Hasta ahora, Repsol había reconocido reclamaciones medioambientales en La Plata de carácter individual y colectivo, por daños ecológicos y ambientales, que requieren el remedio pertinente.También en la Patagonia, la asociación de superficiarios le reclama desde el año 2003, más de 500 millones de dólares por los daños ambientales causados. Se teme que esta demanda sea seguida por otras de las provincias de Río Negro, Buenos Aires, Neuquén, Mendoza y el Estado Nacional.

En algunos casos demandados, un fallo desfavorable a YPF suponía la pérdida de concesiones petrolíferas, lo que minusvaloraría el activo. El Tribunal Supremo podría mostrarse ahora más receptivo a este tipo de demandas. Visto así, parece que en la batalla judicial interna en la propia Argentina lo tiene mal Repsol.

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.