Buscador


 

Aznar toca los tambores de guerra en Israel

16-05-2012

El expresidente del gobierno, José María Aznar, calentó ayer el ambiente de guerra que vive Israel respecto a Irán con un discurso en la ciudad sagrada de las tres culturas, en el Jerusalem Center for Public Affairs absolutamente fuera de lugar, donde afirmó que el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, le había dicho en un encuentro que mantuvieron en el año 2001 que “Israel era un cáncer condenado a desaparecer” y que una abierta confrontación con Israel y Estados Unidos “era inevitable”, y que trabajaba para conseguir la victoria de Irán en esa confrontación.

El discurso se produce pocos días después de que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, sorprendiera al mundo diplomático al anunciar la formación de un gobierno de concentración nacional, tras un pacto con Kadima, el partido de la oposición, que le confiere el control casi absoluto del Parlamento, 94 de 120 diputados. Esta alianza y la consiguiente retirada del adelanto electoral a septiembre, se ha considerado como un paso más hacia el consenso para atacar a Irán con el objetivo de destruir su avanzado proyecto nuclear.

Según recogían ayer medios periodísticos israelíes, la audiencia requirió a Aznar si Jamenei quería la destrucción de Israel, y el expresidente contestó que la eliminación de lo que para ellos es la amenaza israelí, “es obvio que significa que Israel debe ser eliminada”. Preguntado si fue el adjetivo eliminada el utilizado, Aznar dijo que sí, al menos en boca de su traductor.

Aznar no sólo satanizó al enemigo en plena escalada bélica, sino que afirmó que Vladimir Putin, ahora en la presidencia de Rusia, le había tranquilizado respecto a la venta de misiles rusos al Gobierno de Teherán, diciéndole en confidencia: “No te preocupes José María, al final, los israelíes ya se encargarán de que no les pase nada”.  Grotesco discurso si no fuera por la gravedad del asunto.

El “estadista” español, coautor, junto a Tony Blair, George Bush y el actual presidente de la Comisión Europea, Durao Barros,  del ultimátum dado a Irak para que procediera al desarme de  sus inexistentes armas de destrucción masiva, que dieron pie a la guerra, y por lo cual no ha pedido excusas, justificó un ataque bélico de Israel contra Irán, porque “tiene el derecho de defenderse de la amenaza, por sí mismo”, es decir sin aval internacional.

El discurso de Aznar coincide con una declaración del embajador de Estados Unidos en Israel, David Saphiro, que asegura “la opción militar de Estados Unidos frente a Irán ya está lista”. La próxima semana hay conversaciones en Bagdad entre el gobierno de Teherán y los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas más Alemania (P5+1), sobre las cuales, Aznar también advirtió que era “la última oportunidad”. Irán debe decir “sí o no” a la petición de desmantelamiento de su programa nuclear, “tan sencillo como eso”, afirmó. No es la primera vez que Aznar, con alma de cruzado, actúa de halcón en favor de la diplomacia de Israel, en el 2010 fundó la plataforma Friends of Israel y luego ese mismo año intervino en el Congreso Mundial Judío, además de publicar un artículo en The Times (periódico de Murdoch) en el que señalaba que si Israel cae, cae el mundo occidental.

Aznar se dedica a dar doctrina internacional en los foros que le interesa pero por el contrario no habla del escándalo mayúsculo del espionaje, sobornos y obstrucción a la justica, que se ha originado en el Reino Unido, por el comportamiento inmoral de los medios del grupo News Corp, en el que es consejero y hombre de confianza de Rupert Murdoch, su propietario. El ominoso silencio de Aznar sobre este tema repugna más siendo hijo y nieto de periodistas, y haber alardeado siempre de la necesidad de las buenas prácticas periodísticas.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

La estrella de Aznar brilla en la reunión sionista de Madrid

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.