Buscador


Lobbies

Banco Santander, Bankia, Caixabank y HSBC financiaron con pérdidas de 50 millones el préstamo a los Polanco para capitalizar Prisa

19-03-2012

El pasado 30 de diciembre, Prisa comunicó en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que los bancos acreedores de la compañía habían solicitado a los accionistas de control, la familia Polanco, y los inversores estadounidenses Nicolas Berggruen y Martin Franklin, que habían pactado con Juan Luis Cebrián la inyección de capital del fondo Liberty y el blindaje del actual consejero delegado y presidente de El País, una aportación de capital de al menos 150 millones de euros mediante la ejecución de 75 millones de warrants, a un precio de dos euros por acción.

En una operación difícilmente explicable, los tenedores de los warrants los canjeaban por acciones a un precio de dos euros por título, cuando en el mercado cotizaban a 80 céntimos. La CNMV no fue muy exigente a la hora de pedir explicaciones o al menos de que las dieran al mercado, y Cebrián rápidamente anunció que esta capitalización demostraba la confianza y el compromiso de los accionistas de control en la compañía de medios de comunicación.

La realidad es muy diferente. La Celosía ha sabido que fueron cuatro bancos los que pusieron los 150 millones de euros que “los acreedores” o sea ellos mismos, habían solicitado de esfuerzo a los principales accionistas. Santander, Bankia, Caixabank y HSBC prestaron ese dinero a cambio de garantías insuficientes, que apenas alcanzaban los 100 millones y siempre en acciones del grupo. Una operación así está muy penalizada por los supervisores de la banca, que deben exigir una provisión importante por el “dudoso” crédito.

La operación se articuló de la siguiente forma. Los Polanco y sus socios minoritarios en el conjunto de empresas que controlan Prisa, aportaron a OTNAS, la compañía que iba a realizar la ampliación, 18 millones de acciones del grupo mediático y 37,5 millones de warrants, mientras que Berggruen y Franklin compraban a 10 céntimos el título, otros 37,5 millones de warrants a la familia Polanco.

Tras el canje, OTNAS tenía 93 millones de acciones de Prisa. Los bancos recibieron en garantía de los 150 millones prestados,  las acciones de OTNAS, otro paquete de 6,6 millones de los Polanco, y 24,6 millones de acciones entregadas por Berggruen (14,4) y Franklin (10,2). En total, casi 125 millones de títulos, que a precios de mercado (80 céntimos por título) valían 100 millones.

En definitiva, los bancos conceden un préstamo de 150 millones contra una garantía de 100 millones, que en el caso de Bankia, con ayudas de Estado resulta escandaloso. Esta “generosidad” de los accionistas sirvió para que la banca acreedora extendiera hasta 2014-2015 la refinanciación de los 3.000 millones que le adeuda el grupo mediático, situado al borde de la quiebra bajo la gestión de Juan Luis Cebrián. Patada a seguir y nadie provisiona un duro. Se trata de darle hilo a la cometa.

El todavía consejero delegado y presidente de El País, después de haberse embolsado 8 millones de euros el año pasado por haber conseguido de la banca y de los inversores estadounidenses capital, y por el blindaje a tres años pactado, no se sabe bajo que condiciones, ha comenzado este año con unos ingresos extraordinarios interesantes, nada menos que 1,64 millones de acciones en un regalo del pasado 2 de marzo con el visto bueno del presidente del comité de remueración, su amigo el marqués de Marañón. Cebrián ha comunicado a la CNMV que se las han concedido a un precio de 67 céntimos, aunque visto lo que hay fácilmente podrá descontarlas a dos euros con los bancos citados anteriormente, que parecen estar encantados con su gestión.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.