Buscador


Latinoamérica

Bergoglio, recién nombrado Papa Francisco, destacó por sus críticas al FMI y al liberalismo económico

14-03-2013

El recién nombrado Papa Francisco, Jorge Bergoglio, se enfrentó abiertamente a las políticas de ajustes durante la crisis argentina de 2001 primero; y, en 2011, a la aplicación de las mismas recetas para enfrentar los problemas de deudas en Europa. Bergoglio tuvo una postura activa contra las políticas liberales desde siempre, pero tomó posición pública cuando en 2001 el país entraba en crisis terminal. En sus homilías condenaba la situación social de manera abierta, aun con Fernando de la Rúa como presidente frente a él escuchando misa los domingos.

En agosto de 2001 presentó el documento Conferencia Episcopal Argentina, donde la Iglesia plantó posición ante la situación delicada que vivía el país. En él hablaba de “algunas de las enfermedades sociales más graves que padecemos, de reflejo político y económico”, en referencia directa al “más crudo liberalismo”. Hablaba del Estado como “un instrumento creado para servir al bien común, y para ser el garante de la equidad y de la solidaridad del entramado social”. El documento terminaba con una condena directa a “la deuda externa que aumenta cada día más y nos dificulta crecer”.

Ya como referente mundial de la Iglesia y conductor, junto con el también papable ghanés Peter Turkson, del Pontificio Consejo para Justicia y Paz, firmó en octubre de 2011 una dura crítica del Vaticano contra las políticas de ajuste que se comenzaban a aplicar en los países europeos en crisis. Sin vueltas, y tomando frases casi exactas del anterior documento argentino de 2001, afirmaba que “el FMI ha perdido su capacidad de garantizar la estabilidad financiera global” y se recomendaba un nuevo Banco Central Mundial basado en “lo espiritual y la ética”. Una de las funciones que se proponían para esa nueva entidad era la aplicación de impuestos a las transacciones financieras en el Primer Mundo para formar “una reserva mundial que ayude a los países en crisis”.

Bergoglio aseguraba en ese documento que “el liberalismo económico sin reglas y sin controles es una de las causas de la actual crisis económica” al crear “mercados financieros fundamentalmente especulativos, dañinos para la economía real, especialmente en los países débiles”. En algunos puntos incluso el documento se vuelca cercano al movimiento de los “indignados”, en pleno auge en esos días, pero pide que los reclamos no sean “gritando, sino con razonamientos serenos”. Más información.
América Latina celebra con entusiasmo el nombramiento del primer Papa de la región

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.