Buscador


Coaching y Management: “Etapas del aprendizaje de competencias”

14-07-2012

J.M. Garteiz*

Cuando comenzamos a trabajar en una organización, la mayoría de nosotros tenemos los conocimientos técnicos necesarios para llevar a cabo las tareas que nos asignan en nuestro nuevo puesto. Con el tiempo, vemos que, para seguir desarrollándonos profesionalmente, no sólo debemos convertirnos en expertos en la materia que estamos tratando, sino que, además, debemos comenzar a desarrollar nuestras habilidades de liderazgo. Pero ¿cuál es el proceso que nos permitirá ser diestros en una nueva competencia?

La mayoría de las personas siguen una misma secuencia a la hora de desarrollar una capacidad destacada, es lo que llamamos: etapas del aprendizaje. Así, las etapas del aprendizaje para adquirir una nueva competencia se pueden dividir en cuatro: Incompetencia inconsciente, incompetencia consciente, competencia consciente y competencia inconsciente.

La incompetencia inconsciente es cuando ni siquiera conocemos la existencia de algo ni, consecuentemente, cómo funciona. Este puede ser el caso de un niño de siete años que no conoce la existencia del correo electrónico o no ha percibido la existencia del cambio de marchas del coche cuando sus padres lo llevan de viaje.

La incompetencia consciente ocurre cuando la persona se da cuenta de que ese algo existe, aunque no sabe muy bien para qué sirve, ni llegue a entender la explicación que le dan. Puede ser el caso del niño que pregunta por la utilidad del correo electrónico o para qué sirve esa palanca que mueven constantemente sus padres en el coche cuando conducen.

La competencia consciente es el momento cuando, después de haber recibido las instrucciones, nos ponemos manos a la obra de forma reflexiva, pensando cada paso que tenemos que dar, aunque a veces nos equivoquemos y nos salga mal. Es lo que ocurre la primera vez que nos montamos en el coche y lo queremos poner en movimiento, tenemos que pensar cuál es la siguiente acción a realizar. Lo mismo nos puede ocurrir con el correo electrónico la primera vez, tenemos que pensar qué tenemos que hacer y, aún así, algunos de ellos nos pueden ser devueltos.

La competencia inconsciente es el momento en el que la persona alcanza la destreza de esa competencia o habilidad. Es cuando algo nos sale de manera automática, sin pensar. Cuando hacemos un recorrido en coche ya no pensamos qué marcha meter, o cuándo cambiarla, es algo automático. Somos capaces de clasificar los mensajes recibidos en nuestra cuenta de correo electrónico en carpetas, recibiendo y enviando decenas de mensajes al día.

Sin embargo, el tiempo que cada persona requiere para superar las distintas etapas dependerá de sus capacidades, de su grado de motivación y de su autoestima. Es fundamental tener en cuenta estos factores en aquellas personas que vayan a entrar en un proceso de aprendizaje de competencias, ya que pueden facilitarlo de manera considerable. La supervisión y análisis previo de los candidatos por parte del departamento de recursos humanos de la empresa puede ser esencial para minimizar el tiempo de aprendizaje total de los candidatos. Evitar candidatos desmotivados, con la autoestima baja y sin las capacidades suficientes para llevar a cabo el proceso es de vital importancia para que el aprendizaje sea efectivo.

*Ingeniero, consultor y fundador de Garaster Consulting

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.