Buscador


Cuba abraza la inversión extranjera, pero “sin injerencias”, en la cumbre de la Celac

29-01-2014

Cuba se acerca un poco más al resto de América latina con la inauguración de la cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe) en La Habana. La presencia del secretario general de la ONU, algo que no ocurría desde que la isla fue expulsada del organismo continental en 1962, le da un carácter histórico. Y el momento particular la convierte en un escenario para varias reuniones bilaterales como la primera entre los presidentes de Chile y Perú tras conocerse el fallo del Tribunal de La Haya sobre el diferendo limítrofe.

Raúl Castro, el líder cubano de 82 años, abrió las sesiones con un discurso en el que habló de la, hasta ahora, tímida apertura económica que está teniendo el país. “Son innegables los beneficios de la inversión extranjera para las economías de la región”, dijo Castro. Pero de inmediato advirtió sobre las “amenazas de injerencias externas en la región”. Una síntesis de la línea que viene siguiendo Raúl Castro desde que asumió con el impulso a un programa de economía de mercado sin realizar reformas políticas. Se entregaron tierras para el cultivo privado, se abrieron parcialmente los mercados inmobiliario y de automotores y se levantó la prohibición para viajar al exterior. Hay casi medio millón de personas que ahora pueden hacer trabajos por su cuenta. Pero continúa la represión política. Unos 100 disidentes fueron arrestados en los últimos días para que no tengan la oportunidad de expresar sus protestas durante los actos de la cumbre.

En la apertura de la CELAC se hizo un homenaje al ex presidente venezolano Hugo Chávez, quien fue el impulsor de este foro. Venezuela sigue siendo el apoyo económico que necesita la isla. Pero la realidad política pasa por otro tipo de inversiones. Y ahí Brasil es el país que tomó la delantera. Ayer, Castro y la presidente de Brasil Dilma Russeff inauguraron un nuevo puerto de cargas de El Mariel, que lo convierte en una de las terminales marítimas más importantes del Caribe y en una zona franca que recuerda a las que impulsó China en su apertura económica de los años setenta. Brasil invirtió más de mil millones de dólares en el proyecto.

La oportunidad hizo que La Habana se transforme en un escenario de importantes reuniones bilaterales como la que protagonizarán los presidentes Sebastián Piñera de Chile y Ollanta Humala de Perú tras el fallo dividido que dio ayer el Tribunal Internacional de La Haya sobre un diferendo en la frontera marítima de esos países. Humala llega con la sensación de haber obtenido un triunfo porque se quedó con con un sector importante de pesca en el Pacífico. Piñera, ya en su último tramo como presidente y antes de entregar el poder a Michelle Bachellet, está haciendo incapié en el hecho de que se respetó la posición planteada por los juristas chilenos. Mañana tendrán que trazar una hoja de ruta para poner en práctica el fallo y evitar choques entre los pescadores de uno y otro país, así como la posibilidad explotar económicamente la zona en conjunto.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.