Buscador

Desconcierto en Ecuador por el escaso margen de la victoria todavía no oficial de Lenín Moreno

03-04-2017

La ceremonia de la confusión. El país asiste a una jornada electoral sin certezas tras una atropellada exposición de resultados no oficiales que dejan un país con dos candidatos reclamando la presidencia de la República.

Lenín Moreno de Alianza PAIS se proclamó, en base al exit poll de la encuestadora Perfiles de Opinión. “Hemos vencido”, dijo eufórico desde una tribuna en la capital. Allí reprochó a la oposición por declarar la victoria en base “al encuestador pagado por el Banco de Guayaquil”, aseguró, deslegitimando a Polibio Córdova, presidente de Cedatos, la única encuestadora que acertó en los resultados de la primera vuelta. Guillermo Lasso, de la alianza CREO-SUMA, concedió, minutos antes, un discurso de victoria, precisamente, en base a las cifras de Cedatos, que le dieron la ventaja.

Al medio del fuego cruzado de encuestas, la nación, aguardando una luz de certidumbre ante el hiperactivo volcado de datos por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuya página de resultados presentó constantes problemas de acceso. El contador nacional del CNE, con resultados oficiales en tiempo real, logró el 80 % del escutinio una hora y cuarenta minutos después del cierre de urnas. Distó mucho del tiempo de más de 24 horas que le tomó al CNE llegar al mismo porcentaje, en la elección anterior.

Los resultados del CNE, que marcaron una tendencia sólida para Moreno, recibieron por respuesta del Gobierno Nacional, de la boca del presidente saliente Rafael Correa, el reclamo de la victoria. “La Revolución Ciudadana vuelve a vencer”, escribió. Como contrarréplica, el propio Lasso, quien recibió la información oficial durante una entrevista televisiva en directo: “Han manoseado 800 mil votos”, denunció desencajado. “Por eso hemos llamado a los ecuatorianos a las calles. Pediremos un reconteo voto a voto, urna a urna, acta por acta”, anunció con anticipación.

El conteo rápido de Participación Ciudadana, una organización no gubernamental dedicada a la tarea desde hace más de 15 años, se ofrecía entonces como aliento de sosiego. No lo fue.

Ruth Hidalgo, convocada ante la prensa, tuvo la tarea de anunciar que su organización se abstendría de entregar los ansiados resultados al país. “Hemos decidido no hacerlo. No solo en respeto a la ley, sino en honor a la paz social”, anunció. Eso sí: dio una cifra. Un 0,6 % separa a un candidato de otro, en sus números. “Eso significa empate técnico”, aclaró. Así que patearon la pelota caliente para otra cancha, la oficial. “Dejaremos que dirima el CNE”. Solamente después mostrarán su data.

El CNE no tardó en su anunciado primer boletín, prometido para las 20:00. Cinco minutos más tarde en lugar del presidente de la autoridad electoral, Juan Pablo Pozo, el país se encontró con un representante de la Escuela Politécnica. El CNE, a diferencia de lo ocurrido la vez anterior, optó por publicar su propio conteo rápido. Este dio la ventaja a Lenín Moreno ( 51,15 %) frente a Guillermo Lasso (48,85 %). El margen de error del resultado, anunciado por el organismo es del 0,73 %..

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.