Buscador


Latinoamérica

Dimite la presidenta del Tribunal Electoral de Bolivia

28-05-2015

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia confirmó el lunes 25 la renuncia de su presidenta, Wilma Velasco, quien también dejo su puesto como vocal ante el mismo tribunal, por diversas versiones que vinculaban al organismo judicial con el partido oficialista, Movimiento al Socialismo (MAS).

La mujer, a cargo del TSE desde 2012, aseguró que se encuentra “tranquila” luego de haber presentado su renuncia ante la Secretaría de la Cámara pero que estaba “cansada” por la repercusión que tuvo un vídeo en el que se ve a un colega vocal, Ramiro Paredes, bailando en su fiesta de cumpleaños organizada por autoridades del partido político del presidente Evo Morales.

Los senadores del opositor Unidad Demócrata (UD) fueron quienes difundieron el vídeo el pasado 6 de mayo y quienes luego pidieron la destitución del vocal. Paredes finalmente presentó su carta de renuncia el martes 26 ante la Asamblea Legislativa. Dijo que se alejaba por “el bien de la institución”. Asimismo, recalcó que daba un paso al costado para reponer la credibilidad de la TSE que fue duramente criticado durante las últimas elecciones en el país.

La gestión de los actuales vocales electorales estuvo marcada desde un inicio por fuertes denuncias sobre los vínculos de estas autoridades con el partido de Gobierno, incluso desde la preselección en la Asamblea Plurinacional.

Los vínculos de Wilma Velasco con el Gobierno

Los partidos opositores denunciaron los vínculos de Wilma Velasco con el Gobierno por su trabajo que realizó en el Ministerio de Justicia bajo la presente administración; contra Wilfredo Ovando, por la famosa fotografía en la que se lo ve en campaña abierta en favor del MAS con el grupo de profesionales Simón Bolívar de Cochabamba; contra el vocal Irineo Zuna por su militancia abierta en el MAS y como asesor de la Csutcb, que es uno de los movimientos que forman parte del denominado pacto de unidad, que sustenta al Gobierno; contra la vocal Dina Chuquimia por su pertenencia al eje pachacuti, uno de los partidos afluentes del MAS y por sus vínculos con la Fejuve y la COR de El Alto; contra el vocal Marco Ayala por sus vínculos con la gubernamental empresa Epsas, de donde fue su síndico cuando esta fue intervenida; contra el vocal Ramiro Paredes por los vínculos con los mineros cooperativistas de quienes Paredes fue su asesor durante muchos años.

“Las cosas pasan por algo, probablemente no tenía conocimiento de la presencia de las personas con esas características (…) y pasó, fue por un bien superior, para darle credibilidad al Tribunal Electoral”, destacó Paredes. Indicó que en la fiesta de cumpleaños…

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.