Buscador


Latinoamérica

Ecuador afronta un entorno adverso tras quince años de ‘dolarización’

12-01-2015

En los quince años ligados a la dolarización, el sistema dio estabilidad a la economía y a las finanzas familiares, consideran los especialistas, pero durante este tiempo estuvo apuntalada por factores externos. Hoy, por primera vez, Ecuador enfrenta un entorno adverso con la apreciación del dólar. A algunos les queda la nostalgia y guardan en sus negocios o casas los billetes de 5, 20, 500 o 1.000 sucres bajo planchas de vidrio. En otros, permanece aún el sabor amargo de las deudas multiplicadas y los ahorros pulverizados, y solo piensan en atesorar dólares. Y, en toda una nueva generación, lo único que hay es una mención histórica de una moneda con la que no crecieron. La dolarización como sistema monetario del Ecuador cumple 15 años, administrada por cuatro gobiernos y ocho en manos del actual, de Rafael Correa, opuesto al sistema, pero dispuesto a mantenerlo porque salir –ha dicho– sería “desastroso”.

La decisión, anunciada el 9 de enero del 2000 por el presidente Jamil Mahuad, divide hasta hoy a impulsores y detractores del esquema: quienes consideran que era el mejor camino ante la crisis, y los que creen que nunca debió haberse adoptado porque significó perder la moneda y la capacidad de reaccionar a una crisis. En lo que ambos lados coinciden es que este 2015 tendrá su prueba de fuego, con la caída de los precios del petróleo y la apreciación del dólar en el mercado mundial.

La dolarización, implementada por Gustavo Noboa tras la caída de Mahuad, se dio como una respuesta a una depreciación incontrolable del sucre y a la espiral inflacionaria que estaba causando, explica el analista económico Walter Spurrier. Entonces, los precios subían de un día a otro y los proveedores, recuerda María Lorena Adum, subgerente de Ventas de importadora Confaida, en la Bahía, exigían dólares y los productos se comercializaban en medio de un tipo de cambio variable.

Para Alberto Acosta, exministro de Energía de este régimen y detractor del sistema, en el país no ha habido nunca hiperinflación, como se dijo entonces, y aunque hubo propuestas concretas ante la crisis, se impuso la dolarización aprovechando una suerte de “entontecimiento generalizado de la sociedad” y la “incapacidad” del gobierno.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.