Buscador


El abogado de Martinelli pide que se desvele el nombre del testigo protegido

18-07-2018

Sidney Sittón, abogado del expresidente Ricardo Martinelli, solicitó ayer al magistrado juez de garantías, Jerónimo Mejía, en la continuación de la audiencia intermedia, que el magistrado fiscal, Harry Díaz, realice varias correcciones al escrito de acusación que presentó el pasado 9 de julio de 2018.

Entre las peticiones, la defensa intentó que Mejía obligara al fiscal a revelar el nombre del testigo protegido, así como el contenido de un sobre con las transcripciones de un disco compacto que tiene información sobre los pinchazos. La defensa pretende atacar esta prueba más adelante en el juicio.

Sittón también requirió al juez Mejía que se le brinde una copia del contenido de las siete carpetillas que guardan el resultado de una diligencia de inspección ocular al correo electrónico del que se recuperó información, que fue entregada por el fiscal al juez en un sobre cerrado en audiencia previa. De no hacerlo, exclamó la defensa, se sentirían en desventaja procesal por desconocer el contenido de los cuadernillos a los que se requiere hacer pruebas periciales para atacar o invalidar la evidencia.

El fiscal se opuso a revelar la identidad del protegido y el contenido del sobre cerrado con la información de las carpetillas con datos sensitivos. No obstante, la defensa insistió en conocer el nombre de esta persona y el objeto del mismo en el caso para establecer una teoría de la defensa. Así se trancaron las posturas.

El juez dio un plazo de cinco días para que las partes puedan acercarse, y que se explique a la defensa la decisión que tome el fiscal en cuanto a corregir la acusación. ‘Yo no quiero hacerlo como juez, prefiero que se comprendan las partes para que se sientan en iguales condiciones en este proceso’, indicó Mejía.

DEFENSA METICULOSA

Una de las observaciones recurrentes de la defensa es que la acusación no cumple con la técnica de la relación precisa y circunstancial de cada hecho que citó el fiscal.

Por tal motivo, solicitó al juez varios reparos: enlazar los hechos con los tipos penales; que le brinde los datos generales del testigo protegido; acceso a un sobre que contiene siete cuadernillos con las transcripciones de los correos de la cuenta ‘bradpty507@gmail.com’, de la que supuestamente los forenses recuperaron información sobre correos, imágenes, textos o archivos y grabaciones de audio, de las víctimas. El apoderado también pidió que se enumeren correctamente las pruebas testimoniales, así como las documentales que presentó el fiscal en la acusación ya que presenta saltos.

El defensor de Martinelli leyó los primeros párrafos de la acusación en los que se relatan, de forma general, los hechos y el tiempo en que ocurrieron los supuestos delitos de interceptaciones, así como los grupos a quienes se les vulneraron sus derechos: sindicalistas, políticos, periodistas, etc. Sobre lo anterior, alegó que la acusación carece de precisión en cuanto a la identificación de los funcionarios del Consejo de Seguridad a los que supuestamente Martinelli dio órdenes de interceptar las comunicaciones, y los nombres de las personas vulneradas.

La técnica de acusación, de acuerdo con Sittón, requiere que se identifique con nombre propio a las víctimas a las que se les vulneró sus comunicaciones, en vez de encasillarlas en grupos sindicales, civiles y políticos, a los que se refiere el fiscal en los primeros párrafos de la acusación.

El fiscal confeccionó la acusación por bloques. Es decir, enumeró una serie de testigos y el delito que pretendía probar con sus declaraciones. No obstante, Sittón pretende que el fiscal enumere cada uno de los testigos y que enlace cada delito. Pidió, en particular, que se detalle para qué se requiere la comparecencia de Gustavo Pérez y de Alejandro Garuz, exdirectores del Consejo de Seguridad durante el mandato de Martinelli. De esta forma, cuando se acerquen las observaciones de fondo, la defensa pueda aceptarlo como testigo o no.

Luego argumentó que ‘debe haber, hechos, derechos y pruebas que tienen que ir concatenados, pero el fiscal solo habla de dos delitos, que son contra la intimidad, y no de los dos delitos de fraude’, dijo Sittón.

‘O el fiscal suprime en la acusación el delito contra la administración pública, o agrega los hechos que considera que corresponden a esa acusación en cuanto a este delito. También tiene que decir para qué quiere a cada testigo y qué pretende probar con cada uno’, añadió.

En cuanto a la participación delictiva que se le atribuye a su cliente, el defensor reclamó que se debió establecer el aspecto objetivo y subjetivo.

Fue entonces que salió el tema del testigo protegido. ‘En la carpeta existe una nota del fiscal Auxiliar Marcelino Aguilar, que establece que no se ha ubicado a esta persona y que su teléfono sonaba apagado’, leyó el abogado. Seguidamente, la defensa recordó que el fiscal revelaría, en la fase intermedia, la identidad de esta persona, razón por la que solicitó conocer las generales del protegido y qué entidad lo ubicaría.

Después de un receso de tres horas, se retomó la audiencia para que la defensa presentara las correcciones del querellante autónomo, Rosendo Rivera, quien acusó a Martinelli por dos delitos, inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad. En cambio, los querellantes que se adhirieron a la querella del fiscal lo hicieron también por dos delitos contra la administración pública.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.