Buscador


 

El apoyo del agro argentino a Macri cruje de cara a las elecciones presidenciales

23-04-2019

Con los índices de popularidad en su nivel más bajo desde que comenzó su gestión, Mauricio Macri, el presidente que en octubre buscará ser reelecto en Argentina, también está perdiendo el apoyo de un aliado hasta hace poco incondicional: el poderoso sector agropecuario.

Aunque el grueso de los votantes se encuentra en los grandes centros urbanos como Buenos Aires, las dudas de los agricultores argentinos de cara a los comicios de octubre son un símbolo de la debacle que sufrió la imagen de Macri de la mano de la crisis económica que golpea al país.

“En el tema de definir el voto de este año, el primer factor que se juega es el económico y realmente la gestión económica de este Gobierno no ha satisfecho al sector”, dijo a Reuters Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que habló de “decepción” en el ánimo de los productores.

Reuters conversó con las cuatro principales entidades rurales argentinas, que hicieron referencia a la reinstalación de impuestos a la exportación y tasas de interés de casi un 70 por ciento, en momentos en que Argentina atraviesa una recesión acompañada de una de las tasas de inflación más altas del mundo.

En un país que, según datos oficiales, las exportaciones del sector agrícola y agroindustrial representaron en el 2018 el 54 por ciento del total de las ventas al exterior, la “Mesa de Enlace” -como se denomina al comité que forman los líderes de las cuatro asociaciones- es un influyente actor político.

“Nosotros expresamente salimos a apoyar a la gestión (de Macri) en las ultimas elecciones a legisladores (en el 2017) porque creíamos que eran la gestión de las políticas que el campo necesitaba”, dijo Carlos Iannizzotto, presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro).

“Hoy no lo podemos hacer”, explicó Iannizzotto.

Los productores rurales iniciaron una relación idílica con Macri en el 2015, cuando el entonces candidato prometió en su campaña electoral desregular el comercio de granos y carne que aplicaba la entonces presidenta Cristina Fernández. A poco de asumir la gestión, Macri cumplió con su palabra.

Sin embargo, a inicios del 2018 la economía de Argentina se hundió en una severa crisis financiera que obligó al mandatario de centroderecha a acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) por una línea de crédito. El país acumuló ese año una devaluación de su moneda y una inflación del 50 por ciento, lo que hundió la actividad económica.

Macri se comprometió con el organismo a eliminar el déficit fiscal este año, motivo por el que en septiembre aplicó un impuesto de 4 pesos por cada dólar exportado por el sector primario, modificando su promesa de campaña de reducir gravámenes al pujante sector agrario.

Además, para lidiar con la inflación, el Gobierno mantiene las tasas de interés en alrededor del 70 por ciento para intentar contener al dólar, lo que generó más cortocircuitos entre Macri y los agricultores.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.