Buscador


Opinión

El artículo 155

14-09-2012

Artur Mas estuvo bien ayer en Madrid. Claro, directo, respetuoso, un castellano más que correcto y la imprescindible ironía catalana en un hombre poco dado a los rasgos de humor. Cuando le preguntaron si quería ser el nuevo Companys, puso las manos en alto, sonrió ante el tribunal y dijo que no, que prefería ser una mezcla de Enric Prat de la Riba y Francesc Macià, sin precisar con qué dosis del uno y del otro. Ni puta, ni Ramoneta, ni José Sazatornil en La escopeta nacional. La acritud de algunos de los comentarios que posteriormente circularon por internet -el periodista Ramírez lo trataba ayer por la tarde de “majadero”- acreditan que actuó con inteligencia y sin miedo. Es muy importante no tener miedo en Madrid. El carácter castellano horneado en la brega madrileña, un carácter con voluntad de poder, detesta el miedo. Artículo completo.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.