Buscador


Opinión

El autoritarismo económico en Argentina

26-08-2012

En una lluviosa Buenos Aires, el trovador madrileño Ismael Serrano se disponía a cantar sobre las consecuencias sociales de la crisis europea cuando revivió un epíteto inmortal de la historia ibérica. En su España, el gran Salvador de Madariaga relataba la historia de un peón que, venciendo al miedo del autoritarismo, resistió las presiones del señorito del pueblo para que votase por su partido: “En mi hambre mando yo”. La historia toma otro significado en la Argentina de hoy. Mientras el oficialismo alienta una reforma constitucional para perpetuar a Cristina Fernández de Kirchner más allá de su segundo mandato, la frase de Madariaga representa lo que bien podrían decir las víctimas de las mentiras y el clientelismo, irónicamente construido sobre los pilares propagandísticos de la inclusión social y el desarrollo equitativo. Artículo completo.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.