Buscador


El Banco Mundial analiza el nivel de deuda de América Latina

10-10-2018

Un informe del Banco Mundial (BM) revela que Panamá está entre los países más endeudados de América Latina y el Caribe (con un 36.8% de su nivel de deuda respecto al producto interno bruto), pero por debajo de sus vecinos Colombia y Costa Rica. Y según los economistas, es un rango ‘aceptable’.

La lista de los países más endeudados de América Latina la encabeza Venezuela, con un nivel de deuda (estimado) de 80.9% del producto interno bruto (PIB), seguido por Argentina (80%), Brasil (78%), El Salvador 76.3% y Uruguay (60.6%).

Más abajo están Nicaragua (52.5%), Costa Rica (52.4%), Bolivia (51.6%), Colombia (48.1%), Ecuador (46.4%), México (45.3%), Honduras (43.8%), República Dominicana (39.8%).

En el tabla también aparecen Panamá (36.8%), Perú (26.4%), Chile (25.6%), Guatemala (23.7%$ ) y Paraguay (20.4%).

El mismo documento indica que el nivel promedio de la deuda bruta para la región está por encima del 60% del PIB.

La información se desprende del último informe regional semestral del organismo, titulado ‘Sobre incertidumbre y cisnes negros. ¿Cómo lidiar con riesgo en América Latina y el Caribe?’.

El 60% de deuda bruta es un nivel de endeudamiento que el BM considera ‘preocupante’, pues se prevé que 29 de los 32 países de la región registren un balance fiscal total negativo en el 2018; y no ‘es sorprendente que el deterioro de los déficits fiscales se haya traducido en un alto nivel de la deuda pública’.

Para este año, la mediana del déficit fiscal para la región será del 2.7% del PIB.

Asimismo, el organismo advierte de que los elevados niveles de deuda continúan debilitando las calificaciones crediticias y el acceso y el costo del crédito internacional están, nuevamente, complicándose justo cuando son más necesarios.

Según el Banco, una deuda mayor también reduce el espacio fiscal y limita severamente la posibilidad de utilizar la política fiscal como una herramienta de política contracíclica, en un momento en el que muchos bancos centrales de la región sienten la necesidad de subir las tasas de interés de política para defender la moneda doméstica o, al menos, asegurar una ‘depreciación ordenada’.

El organismo añade que la región no tiene más remedio que aumentar el ritmo del ajuste fiscal para garantizar la sostenibilidad de la deuda en el corto y mediano plazo, especialmente si la entrada neta de capitales a la región continúa cayendo.

Sin embargo, sugiere que, en la medida de lo posible, este ajuste fiscal se debería realizar protegiendo la inversión pública en infraestructura (crucial para las perspectivas de crecimiento futuro) y los programas sociales (para preservar los considerables logros sociales conseguidos durante la denominada ‘década dorada’ de precios altos de las materias primas).

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.