Buscador


Responsabilidad Social Empresarial

El CEO de Unilever, Paul Polman, da las claves para comprometer a los empleados con la sostenibilidad

  • Explica como cerrar la brecha entre los valores personales de un empleado y las prácticas de negocio de una empresa
  • Los ejecutivos pueden financiar proyectos de sostenibilidad que ya estén disponibles, por iniciativa de los empleados, y sean de fácil aplicación

13-09-2016

La clave para crear una empresa sostenible es encontrar la fórmula para conseguir que todos los empleados, desde los altos ejecutivos a los trabajadores de la línea de montaje, se involucren personalmente. El CEO de Unilever, Paul Polman, explica cómo conseguirlo en StanfordSocial. En su opinión, cualquier empresa puede implementar ocho prácticas para ayudar a cerrar la distancia entre los valores personales de un empleado y las prácticas de negocio de una empresa, con el fin de crear una compañía sostenible.

Paul Polman detalla las siguientes actividades que han de llevarse a cabo, según recoge comunicarse para alcanzar el objetivo propuesto:

Definir el propósito de la compañía en el largo plazo. La primer manera de superar el conflicto entre lo que la gente puede sentir entre sus obligaciones laborales y sus valores personales es hacer hincapié en los intereses a largo plazo de la empresa, los cuales deben estar alineados con el bienestar de la sociedad y el planeta.

Reflejar el coste económico de la sostenibilidad. Ayudar a los empleados a entender el vínculo entre lo económico y la sostenibilidad  no es siempre tarea fácil, según Polman. Pero advierte que es crucial para que la gente no se quede en el concepto de “sostenibilidad es sólo hacer cosas buenas” sin relación con el resto de los factores económicos.

Crear conocimiento y competencias en sostenibilidad. La sostenibilidad  cruza todos los aspectos de los negocios. Por eso es importante invertir en educar a los empleados en la materia y crear sistemas y procesos que le simplifiquen la integración de la sustentabilidad en la toma de decisiones de negocio.

Hacer de cada empleado un campeón de la sostenibilidad. Todas las compañías exitosas tienen una cosa en común: un fuerte liderazgo. Un camino para lograrlo es tener a los ejecutivos senior personalmente involucrados con la sostenibilidad para eliminar la distancia entre valores personales y lo que perciben que será lo mejor para los negocios, ya que esto ayuda a encontrar nuevas maneras de enfrentar desafíos estratégicos. Pero también hay que tener presente que los “campeones de la sostenibilidad” no se deben limitar a cargos altos, se deben fomentar en todos los niveles y geografías de la organización.

Co-crear prácticas sostenibles con los empleados. Una forma de hacerlo es actuar sobre iniciativas de los empleados que ya estén en marca. Por ejemplo, ejecutivos de la compañía pueden empezar por financiar proyectos de sostenibilidad que ya estén disponibles y sean de fácil aplicación cuando un empleado ya haya desarrollado una buena idea.

Alentar una sana competencia entre los empleados. La competencia estimula la creatividad y desarrolla habilidades para superar barreras, genera confianza en los grupos y permite encontrar soluciones colectivas a los problemas.

Hacer visible la sostenibilidad adentro y afuera. Varios modelos de cognición social reflejan la importante función que la visibilidad y la relevancia juegan en las creencias y actitudes de la gente y en cómo influyen en el comportamiento. Medir y comunicar el progreso de los indicadores clave de sostenibilidad siempre atrae atención de la gente. La gente quiere tener éxito en las dimensiones que se miden. No es de extrañar, entonces, que las empresas líderes desarrollen indicadores para seguir el progreso de sus estrategias y programas que comparten con los grupos de interés tanto externos como internos.

Reflejar propósitos elevados a través del cambio organizacional. Las compañías líderes tienen otra cosa en común: quieren tener un mayor impacto a través de la influencia y el trabajo con otras compañías, ya sea en su cadena de valor o incluso entre sus competidores. Esta estrategia ayuda a crear un sentido de unidad entre los empleados porque ellos perciben que alcanzar la sostenibilidad no se limita a ellos o su propia empresa sino que tiene un alcance superador que inspira a querer participar y sumarse.

Propósito y productividad. Debemos aspirar a hacer del mundo un lugar mejor, señala Paul Polman. Toda persona quiere que su vida laboral tenga un propósito elevado que vaya más allá de ganar dinero y hacer una tarea. Las empresas pueden resolver la tensión que la gente percibe entre sus valores personales y los intereses de los negocios teniendo una fuerza laboral comprometida y orgullosa de generar un cambio positivo alrededor del mundo.

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.