Buscador


Latinoamérica

El científico, Salvador Montenegro, represaliado en Nicaragua por criticar la construcción del Canal

20-11-2014

El profesor Salvador Montenegro Guillén abandona la dirección del Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos (CIRA) en plena “Semana Nacional de la Ciencia”, después que “presiones políticas” por parte del partido de gobierno intervinieran en una elección académica. “Una muerte anunciada”, reconoce el científico, parafraseando la novela de García Márquez. Pero a diferencia del personaje Santiago Nasar, que se dio cuenta de su suerte casi a última hora, Montenegro ya preveía este desenlace a causa de sus argumentos técnicos sobre el ‘Gran Canal Interoceánico’.

Montenegro fundó el CIRA hace 34 años —en pleno hervor de la Revolución Sandinista en la que él participó— para estudiar la hidrografía nacional. Desde ese instituto asociado a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), este científico experto en limnología (ciencia que estudia los lagos) destacó como la máxima autoridad en recursos acuáticos del país. Sus comentarios referidos a la mega obra que el gobierno del comandante Daniel Ortega pretende construir de la mano del empresario chino Wang-Jing, comenzaron a preponderar en un ambiente carente de información oficial y técnica.

Más incisivo aún Montenegro con el trazo canalero que parte en dos el Gran Lago Cocibolca, según la concesionaria HKND Group. “El infame proyecto atenta contra el recurso natural más importante de Nicaragua”, sostiene el profesor, quien en exposiciones, declaraciones y artículos ha abogado por la preservación de este cuerpo de agua.

La continuidad de Montenegro como director del CIRA fue suspendida este 31 de octubre, cuando se realizaron elecciones académicas en las que, asegura el científico, la injerencia partidaria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) influyó en los resultados para no elegirlo. La saña gubernamental no se sació sólo con apartar del cargo al profesor. El premio al que estaba nominado por el doctor Jaime Incer Barquero en la “Semana Nacional de la Ciencia” no le fue entregado. Todo, da entender Montenegro con su talente ponderado, por negarse a “la obediencia ciega”.

“Uno comienza a morir cuando calla las cosas importantes. Podría ser mucho más sencillo callar, vivir una vida más sencilla; peor todavía, mostrar acuerdo sobre una situación que es insostenible, y en ese caso estaríamos cometiendo alta traición a los intereses del país”, estima el Montenegro en entrevista con Confidencial.

Más información

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.