Buscador


Latinoamérica

El club Bilderberg sigue siendo un coto prohibido para las elites de Latinoamérica

04-06-2013

El club Bilderberg nació en plena guerra fría y por consiguiente rodeado del oscurantismo propio del conflicto ideológico capitalismo-comunismo. Su propósito declarado de conseguir reunir a dirigentes destacados de Estados Unidos y Europa para desarrollar una política común frente a la Unión Soviética y su área de influencia, ha dejado encorsetado a este foro, con una impronta, diríamos que colonialista y racista.

Todavía hoy, casi 60 años después de su primer encuentro, ningún personaje ilustre de Latinoamérica es invitado a participar en la mascarada (ni siquiera cuando se celebró en Sitges), a pesar de que Juan Luis Cebrián, presidente de El País, con vocación declarada de ser el primer periódico global en español, es uno de los personajes que supuestamente mandan en este olimpo plutócrata.

Africanos y asiáticos también quedan fuera  de este Club, cuyos estatutos son secretos, como ocurrió con los del Opus Dei durante muchísimos años. Según se ha publicado, pero es negado por  la sede oficial del propio grupo, el grupo se estructura en torno a un núcleo central, integrado por el Comité Consultivo, formado por 12 apóstoles, encargados de determinar la agenda anual. Después con un perfil más bajo se situaría un Comité de Dirección, formado por 35 miembros exclusivamente europeos y estadounidenses y por último, el conjunto de vips variable, que se presta al juego de esta peña, equiparada por la izquierda radical a una suerte de mafia del capital. Oficialmente, Bilderberg sólo acepta una estructura formada por un presidente, actualmente Henrie de Castries (mandamás de la aseguradora Axa), y el Comité de Dirección, en el que está integrado Cebrián.

La próxima reunión tendrá lugar a partir del próximo jueves y hasta el sábado en el Hotel Grove del condado inglés de Hertfordshire. Esta plaza está llena de significados, siendo uno de sus hijos ilustres el único papa católico británico, Adriano IV, y cuenta con un lema de despotismo ilustrado muy apropiado para los socios del grupo del invento: “Trust and fear not (Cree y no temas)”. No sabemos si Cebrián ha influido en la elección de este lugar en homenaje a Catalina de Lancaster, nacida aquí y reina consorte de Castilla tras casarse con Enrique III, primer Príncipe de Asturias de la corona de Castilla.

Por primera vez contará con una oficina de prensa situada en el propio hotel Grove, encagada de ofrecer información a los periodistas y fotógrafos acreditados. Es posible que con  pasos como éste, el foro Bilderberg consiga el certificado de transparencia, otra cosa son sus intenciones como lobby interesado en marcar la agenda política internacional. En la lista publicada se recoge la asistencia prevista de tres españoles, Cebrián, el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla.

Los asuntos a tratar elegidos para este año son: la posibilidad de las economías de Estados Unidos y Europa para crear empleo, el poder de los datos, nacionalismo y populismo, política exterior de Estados Unidos, retos de África, ciberguerra, educación online, Oriente Próximo y la política de la Unión Europea. No está previsto ningún baile de disfraces.

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.