Buscador


 

El Consejo de Europa examina al Vaticano de blanqueo de capitales en julio

03-06-2012

El organismo del Consejo de Europa que examina si un país tiene la legislación y los medios necesarios para luchar contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, Moneyval, se reúne en sesión plenaria durante la primera semana de julio y, según la agenda marcada, evaluará el informe sobre los avances realizados por la Santa Sede en materia de blanqueo de capitales. El Vaticano no está todavía en la “lista blanca” de países que luchan adecuadamente contra el blanqueo de capitales.

La segunda visita presencial del equipo técnico de Moneyval a Roma tuvo lugar del 14 al 16 de marzo, y, aunque no hay declaraciones oficiales, todo apunta que el informe no es del todo satisfactorio y la Santa Sede deberá hacer más esfuerzo para aprobar. Mientras tanto se ha producido la destitución fulminante de Ettore Gotti Tedeschi, el presidente de la banca vaticana, Instituto para las Obras de Religión (IOR), que llevaba tres años en el cargo. Tedeschi, supernumerario del Opus Dei y el hombre de confianza de Emilio Botín en Italia, fue cesado con el voto unánime del equipo de supervisión del IOR, incluido el del español Manuel Soto Serrano, vicepresidente del Banco Santander. Tedeschi ha sido, no obstante, ratificado en su puesto de presidente de Santander Consumer Italia.

El Vaticano se vio obligado a introducir medidas de transparencia en el IOR para cumplir con  el convenio monetario firmado con la Unión Europea (lo hizo Joaquín Almunia en representación de la UE con un desplante al Nuncio) en el año 2009 y con la urgencia que le ocasionó la denuncia de los jueces italianos por permitir transferencias bancarias a JP Morgan Frankfurt y un banco italiano, que violaban las normas antiblanqueo, negándose además a declarar sobre la naturaleza de estas operaciones. Hubo cardenales de gran relevancia, como el número dos, Carlo Viganó, que propuso no anclarse en la zona euro para preservar la soberanía.

Las exigencias de transparencia en una entidad en la que ni siquiera pueden abrir cuentas los católicos laicos han desatado una lucha de poder brutal. Gotti Tedeschi ha querido aparecer como el hombre víctima de desear una mayor transparencia en línea con lo reclamado por Moneyval, siendo el secretario de Estado, Tarsicio Bertone, quien aparece como el conspirador para tomar el control de las Finanzas vaticanas.

Extraña pensar que el destituido banquero del Santander Italia ame la transparencia después de que el acta del consejo que le cesó le acusa de incumplimiento de sus deberes y de no haber informado adecuadamente, entre otras graves actuaciones negligentes.

En ese consejo, la voz cantante la llevó el estadounidense Carl Anderson, líder de los Caballeros de Colón, la organización laica católica más grande y rica del mundo. Los Caballeros  tienen una aseguradora con más de 60.000 millones de dólares en activos, y ha realizado un enorme esfuerzo de caridad y filantrópico. Algunas fuentes consideran que son los Caballeros de Colón quienes han evitado que el IOR estuviera en números rojos. En la banca vaticana se puede decir que mandan ahora ellos, estadounidenses, y el nuevo presidente interino del IOR, el alemán, Ronald Hermann Schmitz, ex Deutsche Bank, y miembro de la Trilateral. En definitiva, alemanes y estadounidenses, que son quienes mantienen las finanzas católicas.

La Ley 127, introducida a raíz del acuerdo con la UE y el escándalo del blanqueo en el IOR, fue modificada el 25 de enero, mediante un decreto de urgencia, y se han desatado los demonios. En opinión de Gotti Tedeschi y parte de la curia que le apoya, entre ellos el cardenal Attilio Nicora, uno del grupo de 15 que analiza mensualmente las finanzas del Vaticano, y presidente de la intervención general, la Autoridad de la Información Financiera, la modificación es un paso atrás en la transparencia, algo en lo que no coinciden los seguidores del Secretario de Estado, que piensan que se ajusta más a los estándares que requiere Moneyval, y reduce el poder de la intervención del Estado y del IOR, con un mayor reparto de poderes a otras instituciones.

El Vaticano, una vez que apostó por seguir los pasos para que el Consejo de Europa, en donde no es Estado miembro, sino observador, le incluya en la lista blanca de buena práctica financiera, se juega mucho en el envite, que a la postre también conlleva una mejora de su imagen y su actuación en el marco de la política internacional, teniendo en cuenta que es miembro de Naciones Unidas.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.