Buscador


El Europarlamento no acepta el nombramiento de otro hombre para el consejo del BCE a pesar de que el banco concediera a una mujer un alto cargo

23-10-2012

EL Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) nombró la semana pasada a Christine Graeff, actualmente socia y directora ejecutiva de Brunswick Group, Directora General de la recién creada Dirección General de Comunicación y Servicios Lingüísticos de la institución, y a la actual responsable de comunicación, Elisabeth Ardaillon-Poirier, asesora del Comité. Este nombramiento de una fémina con cargo de directora no ha servido para ablandar la posición del Europarlamento, que ayer volvió a oponerse en la Comisión de Asuntos Económicos al nombramiento de luxemburgués Yves Mersch, para el consejo del Banco Central Europeo, en sustitución del español González Páramo, cuyo mandato expiró hace casi cinco meses.

La presidenta de la citada comisión, la británica Sharon Bowles declaró ayer que “es una buena decisión. No nos oponemos a que la institución europea más potente sea dirigida únicamente (seis hombres en el consejo) por hombres durante los próximos 6 años, pero sí queremos dejar claro que es necesario tener un equilibrio de género y además recomendable. Mientras que intentamos cambiar la cultura de los servicios financieros y evitar nuevas crisis, resulta desconcertante que los Estados miembros no hagan más en favor de un mayor número de mujeres en los puestos financieros claves”.

La votación del Parlamento Europeo, que lo hará en pleno el próximo el jueves, no es vinculante, pero podría dejar en una posición muy incómoda al Consejo si éste decidiera finalmente aprobar el nombramiento de Mersch. El presidente del Eurogrupo,  Jean Claude Juncker respondió “verbalmente” a Bowles cuando se eligió al luxemburgués que no habían conseguido encontrar a una candidata con perfil adecuado para el puesto, pero lo que más ha molestado a los europarlamentarios es que no ha respondido a otra petición que se le hizo, que es la de que el Eurogrupo preparase un plan para avanzar a medio plazo en conseguir que las mujeres obtengan puestos importantes en el BCE y en los ministerios de Finanzas.

El conflicto coincidió con la paralización de la propuesta realizada por la Comisaria Viviane Reding de imponer una cuota femenina del 40% en los consejos de administración de las grandes empresas para 2020,  cuota que en estos momentos no llega al 14%. El colegio de comisarios se vio forzado a frenar los planes de Reding ante el rechazo de nueve países. Es curioso que  entre los opositores estuvieran las comisarias de Interior, Cecilia Malmström; Telecomunicaciones, Neelie Kroes; Política Exterior, Catherine Ashton; y de Acción por el Clima, Connie Hedegaard. Esto supone que de las nueve mujeres miembros del Ejecutivo europeo, al menos cinco rechazan la directiva.

Reding no se rinde y ha asegurado que en noviembre volverá a poner una propuesta de equilibrio de género en la mesa de la Comisión. La mayoría de los países que se han mostrado contrarios están de acuerdo en “fomentar” la igualdad, pero consideran que la UE no puede imponer cuotas, argumento que también apoyan los servicios jurídicos de la institución.

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.