Buscador


El ex presidente de Guatemala, Alfonso Portillo, condenado en Estados Unidos por sobornos

22-05-2014

El ex presidente de Guatemala Alfonso Portillo fue sentenciado el jueves a cinco años y 10 meses de prisión luego de que admitió haber recibido 2,5 millones de dólares en sobornos de Taiwán y haber lavado dinero a través de bancos estadounidenses. Portillo, extraditado desde su país en mayo del año pasado, se había reconocido culpable en marzo pasado de haber querido lavar en bancos estadounidenses US$2.5 millones en sobornos pagados por el gobierno de Taiwán para que Guatemala reconociera de forma diplomática a la isla.

El pasado 13 de mayo la Fiscalía Federal neoyorquina pidió la condena máxima de cinco años y ocho meses de cárcel para el exmandatario guatemalteco.

Las autoridades estadounidenses lo acusaron de conspiración para el lavado de dinero por haber utilizado el sistema bancario de ese país luego de haber recibido un soborno de la Embajada de Taiwán, durante su gestión.

El expresidente, de 62 años y presente en la audiencia en los tribunales del sur de Manhattan, se encuentra detenido desde enero de 2010, por lo que deberá permanecer en prisión durante un año y medio más, tras la sentencia dictada por el magistrado Robert Patterson.

Pattterson justificó la condena en el cargo que ocupaba Portillo como “máximo responsable del ejecutivo”  y el hecho de que el delito imputado fue cometido “durante un largo periodo de tiempo”, rechazando el pedido de la defensa de considerar la pena cumplida y dejarlo en libertad.

“No fue un error, fueron cinco errores por un largo periodo de tiempo”, dijo el juez, al referirse a los cinco cheques por medio millón de dólares cada uno recibidos por Portillo de parte de Taiwán entre 1999 y 2002 y la posterior conspiración para lavar ese dinero.

El pasado 18 de marzo, Portillo se declaró culpable del delito de conspiración para el lavado de dinero y admititió que recibió un soborno de las autoridades de Taiwán por US$2.5 millones, para que continuara con el apoyo diplomático a ese país asiático.

A solicitud del Gobierno de Guatemala, Taiwán explicó mediante una carta que el dinero se entregó para proyectos educativos, e incluso se hizo un acto público, no obstante, se pidió una explicación más extensa porque los cheques estaban a nombre de Portillo, aún no se recibe respuesta.

Por su parte el gobierno de Taiwán en una carta enviada a la Cancillería guatemalteco, que suministró fondos al expresidente Portillo para dos proyectos, sin embargo negó haberlo sobornado para mantener relaciones diplomáticas, como este confesó en una corte de Estados Unidos.

Portillo, vestido con traje oscuro, camisa y corbata, escuchó la sentencia sin reaccionar, tras haberse defendido con un discurso de neto corte político en la larga audiencia que duró cuatro horas, constató la AFP.

“Los cuatro años y medio encarcelado han sido de gran enseñanza para mi pero también de gran dolor para mi familia”, dijo en español el expresidente, aclarando que no buscaba “justificar”  su “delito”  sino otra “oportunidad”.

Sentencia con impacto mundial

Antes, su abogado David Rosenfield intentó convencer al juez de que su defendido había cometido “un serio error”  que había pagado de manera “suficiente”  con 52 meses de cárcel.

“Merece su largamente esperada libertad ahora”, afirmó Rosenfield, leyendo cartas de familiares y simpatizantes de Portillo, cuya honestidad fue cuestionada por el juez Patterson por contener “citas y frases parecidas”.

De su lado, la fiscalía recordó al magistrado el “impacto de esta sentencia”  para el mundo por tratarse de un “presidente corrupto”, y le pidió adoptar la máxima condena prevista en las directrices para el cargo de “conspiración para cometer lavado de dinero”   (71 meses), algo a lo que prácticamente accedió Patterson.

Queda por resolver si Portillo cumplirá el resto de su sentencia en Estados Unidos o en Guatemala, ya que la defensa argumentó al final de la audiencia que el acuerdo de extradición indicaba esto último.

Portillo estaba acusado originalmente del delito de conspiración para lavar 70 millones de dólares en bancos norteamericanos durante su gestión.

Este es el primer exgobernante latinoamericano en ser entregado por su propio país a la justicia de Estados Unidos.

En 2011, Portillo fue absuelto en tribunales guatemaltecos por el supuesto desfalco de unos 15 millones de dólares en el Ministerio de la Defensa en 2001, pero no recobró su libertad por la petición estadounidense de extradición.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.