Buscador


El lobby de Ferrovial para ampliar Heathrow gana en el cambio de Gobierno en Reino Unido

04-09-2012

La multinacional española, Ferrovial, que preside Rafael del Pino, ha recobrado la esperanza de poder construir una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow, del que es propietario su filial BAA, con la remodelación del Gobierno realizada por el líder tory, David Cameron, ya que el gran obstáculo, que era la secretaria de Transportes, Justine Greening, opositora férrea a la ampliación del principal aeropuerto de Londres, la joya de Ferrovial, ha sido removido, al mover a Greening de Transportes a Desarrollo Internacional.

Ferrovial había realizado en los últimos dos meses una gran campaña de lobby para reabrir el debate, que parecía cerrado, sobre la necesidad de una tercera pista en Heathrow, con motivo de los Juegos Olímpicos y la recesión que vive el Reino Unido. El hombre fuerte del Gobierno en Economía, el ministro de Hacienda, Georges Osborne, abierto a la ampliación, ha anunciado que presentará un plan de infraestructuras para reactivar la economía.

Una rebelión en el partido conservador, Tory, de Cameron en los últimos días había cogido como bandera la ampliación del aeropuerto que gestiona la filial de Ferrovial, a tal punto que la secretaria de Transportes, ahora desplazada del cargo, amenazó con la dimisión si se reabría el debate. Otro miembro del nuevo Gobierno británico que jugará en favor de los intereses de BAA, es el nuevo ministro de Medioambiente, Owen Paterson, quien poco antes del verano reclamó en el consejo de ministros, donde llevaba los asuntos para Irlanda del Norte, una resolución rápida en favor de la tercera pista.

De esta forma, Cameron ha eliminado al “frente verde” de su Gobierno, en contra de su programa electoral y especialmente de las contrapartidas ofrecidas al partido coaligado en el Gobierno, los Liberales que encabeza Nick Clegg, que se queda en una posición muy incómoda en esta materia. BAA, la filial de Ferrovial, había defendido sus posiciones en favor de la tercera pista de siempre, pero más aún desde que se ve obligado a vender otro aeropuerto londinense, Standsted, donde se barajaba la posibilidad de hacer una segunda pista, como remedio al freno de Heathrow.

London First, un lobby de empresas muy influyente del que BAA es su principal espónsor, y cuya consejera delegada es la baronesa Jo Valentine, miembro de la Cámara de los Lores, ha realizado una campaña intensa en favor de la tercera pista, especialmente después de que Ferrovial vendiera hace quince días a Qatar Holding, el brazo inversor del rico Estado árabe, un 10% de la compañía propietaria del aeropuerto, y otros accionistas le cedieran igual porcentaje. Esto supone que un Estado que aporta muchas inversiones a La City, y que también patrocina a London First, con su brazo inmobiliario, tiene subsidiariamente el 20% de Heathrow. Ferrovial encontraba así a un gran aliado en su labro de presionar al Gobierno para revivir el proyecto de la tercera pista.

Los cambios en el Gobierno han dejado claro que el Partido Conservador está dispuesto a cambiar su oposición a la tercera pista del principal aeropuerto londinense, pero la batalla sigue no obstante abierta, teniendo en cuenta los problemas medioambientales que generan los aeropuertos. El alcalde de la capital, Boris Johnson, un tory ambicioso políticamente dispuesto a competir con Cameron, que es partidario de un nuevo aeropuerto en el estuario del Támesis, un proyecto del arquitecto Norman Foster, criticó ayer severamente el cambio en Transportes, y dijo que sería una locura “meter más ruido y más polución” en el centro de Londres. Esta posición es compartida por otros parlamentarios conservadores y con los parlamentarios de lugares relativamente cercanos a Londres, donde hay aeropuertos regionales trabajando con baja capacidad, como es Birmingham.

No es el caso de Tim Yeo, un antiguo ministro de Medioambiente, que preside el comité de cambio climático del Parlamento británico, quien sorprendió hace 10 días con un cambio radical de sus posturas contrarias a la ampliación de Heathrow, mostrando en un artículo en el Daily Telegraph las bondades de la tercera pista.

El Gobierno de Cameron presentará en las próximas semanas una consulta, “call evidence”, sobre las necesidades aeroportuarias en el Sur, y la filial de Ferrovial pondrá toda la carne en el asador ahora que ha conseguido romper las filas de los conservadores. También en octubre hay otra sobre Aviación Sostenible, que promete batalla. De momento, Del Pino se mantiene en liza.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.