Buscador


Latinoamérica

El megaproyecto de refinería en Nicaragua se ha quedado en un centro de almacenamiento de combustible

30-11-2015

El megaproyecto de construir la refinería “El supremo sueño de Bolívar” se diluyó en dos períodos de gobierno de Daniel Ortega y se quedó en un sueño. Ahora el gran proyecto, cuya primera piedra fue colocada el 20 de julio de 2007 por los presidentes Daniel Ortega y Hugo Chávez, está reducido a un centro de almacenamiento de productos terminados, según las consideraciones del empresario energético César Zamora y otros especialistas del sector.

Zamora comentó que “lo que hay en Miramar es un centro de almacenamiento de combustible y lo que están haciendo es tirando una línea de tres kilómetros para cabotaje (de las costas del Océano Pacífico) hacia los tanques, para que de ahí trasieguen combustible hacia esos tanques”, resumió el empresario.

El megaproyecto anunciado por Chávez y Ortega tendría un costo de 4.000 millones de dólares, generaría 3.000 empleos y se construiría en seis años. Según la promesa de los mandatarios de Venezuela y Nicaragua, la obra tendría capacidad para refinar 150 mil barriles de crudo por día, lo que dejaría a Nicaragua ganancias de entre 600 y 700 millones de dólares.

En el acto de colocación de la primera piedra, el fallecido presidente venezolano se declaró contento de dar por iniciada la construcción de la refinería, que según adelantó en “cuatro o cinco años ya estaremos trayendo petróleo venezolano por el Océano Pacífico y Nicaragua no tendrá que importar ni un galón de gasolina más”. Más de ocho años después, en el plantel hay decenas de maquinarias, camiones de la constructora Lacayo Fiallos y centenares de hombres vistiendo chalecos y cascos, que trabajan a marcha forzada.

La entrada está restringida. Guardas de seguridad vigilan celosos que nadie sin autorización ingrese al proyecto. Desde la carretera se observa una construcción horizontal tendida sobre una extensión de unas ocho manzanas que incluye 17 tanques, área de oficinas, vías de acceso en el interior, estructuras metálicas de unos cuatro metros de altura y una red de cinco tubos de entre 25 y 30 pulgadas de ancho que conectan el plantel y se adentran por más de un kilómetro hasta llegar al océano.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.