Buscador


El ministro de Economía de Cuba explica el nuevo modelo de planificación

26-06-2019

El ministro de Economía, Alejandro Gil, echó atrás su reciente anuncio de que la economía cubanadejaría de concebirse desde “arriba” al declarar que “no se abandona la planificación centralizada”, en una entrevista con el sitio oficial Cubadebate.

“Debemos aclarar que la participación de los trabajadores en el análisis y en la discusión del plan no es nueva. Nosotros lo que estamos tratando es de hacer algunas modificaciones en la forma en que se realiza”, dijo.

“Estamos ahora en el primer momento de elaboración del plan de la economía para 2020. Normalmente en este momento ya disponíamos de determinadas directivas y enmarcamientos que le daba a le empresa ciertos límites en cuanto a su plan de importaciones, inversiones a realizar y eso confina el ejercicio creativo de discusión del plan en función de alcanzar los objetivos”, añadió.

En tal sentido, recordó que el plan de economía tiene directivas: “exportar más, importar menos sin que la economía se reduzca y hacer las inversiones necesarias para alcanzar el desarrollo”.

“Lo que queremos es que los colectivos laborales, junto a sus directivos y cuadros, propongan cómo podemos aportar más sin que a la reunión llegue un enmarcamiento. Después, cuando entre por la puerta del MEP (Ministerio de Economía y Planificación), habrá que hacer un ejercicio de consolidación de esa información a partir de los balances macroeconómicos, y establecer prioridades”, aclaró.

Para Gil, se trata de “construir el plan en colectivo”, pero no quiere decir que se abandona la planificación centralizada, “ni que el plan que se discuta ahora es el que se aprobará, pero lo que sí se logrará es que se discuta el plan más abiertamente”.

El titular presentó esta “iniciativa” como “un paso audaz, en el sentido de buscar mecanismos de participación más activos, reales y no formales de nuestros trabajadores en el diseño del plan de la economía”.

Gil presentó la economía centralizada y el plan nacional como “potencialidades” para desarrollar a corto plazo la industria nacional, desarticulada desde hace décadas precisamente por políticas como las que se siguen implementando.

“Se pueden identificar objetivos para luego conducirlos. No es el mercado el que dicta la última palabra. Por determinadas distorsiones existentes en el entorno monetario del país, hoy importar es más barato que producir en el país. En tanto ese entorno monetario persista, tenemos que buscar la manera de dirigir los financiamientos a la industria nacional”, justificó.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.