Buscador


Latinoamérica

El nepotismo del magistrado Erasmo Pinilla, que contrató a ocho parientes, escandaliza en Panamá

27-04-2015

Hace un año el magistrado Erasmo Pinilla pedía al presidente  Varela rectitud en el gobierno; hoy es el centro de las críticas por el nombramiento de 8 parientes, según desvela La Estrella. Nunca en un cuarto de siglo sin dictadura militar un juez se había referido públicamente con tanta firmeza como lo hizo él ese 7 de mayo en el que Juan Carlos Varela, contra todo pronóstico, era proclamado mandatario de la República. Pinilla, a nombre del Tribunal Electoral (TE), advertía a Varela la necesidad de no caer en los yerros de su antecesor Ricardo Martinelli. No a la avaricia. No al poder (al menos en exceso). No a la chabacanería. No al amiguismo.

‘Puede pensarse que estas reflexiones no son las acostumbradas en una proclamación. Bien podría satisfacer de otra manera más complaciente, amigable y componedora el significado de este acto’…. pero no, reconoció desde el púlpito, ataviado de violeta, color que, según los expertos, transparenta la paz, la sensibilidad, y las ideas espiritualmente más transformistas. Pero once meses después su discurso parece haberse transformado en un proyectil que se vuelve contra él, a la sazón de las críticas que se le endilgan por decisiones administrativas en el TE.

‘Recordemos que nadie juega más vivo que el que vive esperanzado entre tanta desesperanza’, señalaba a los políticos entonces. Pero hace seis días la presión mediática lo obligó a contrastar: ‘pido disculpas a la ciudadanía por haber hecho prevalecer el amor por mi familia’. Pinilla, señalado por nepotismo, reconoce el nombramiento de ocho parientes suyos en puestos no claves del tribunal. ‘Estaban en una situación económica vulnerable’, dijo. Todos fueron obligados a renunciar, después de casi un lustro invisibles ante la mirada pública.

NEPOTISMO RELATIVO

Con apenas seis años de diferencia, el magistrado es el segundo con la más longeva permanencia en el TE. Llegó en 1996, tras ser electo en la Asamblea Nacional por el PRD, en el poder hacía dos años, después del trago amargo de la invasión y la caída de Manuel Antonio Noriega. Sabía bien la argucia política: justo antes de entrar al TE, fungió como secretario del Legislativo, fue viceministro y ministro encargado, y asesor alcaldicio. Diez años después de su nombramiento, el Legislativo, también controlado por el PRD para ese momento, lo ratificó en el cargo.

En ese tiempo Pinilla dice haber afinado su instinto de juez. ‘Muchos de los políticos no tienen tan mala memoria; más bien algunos tienen malos hábitos… y otros peores conductas’, ejemplificó. Su contradiscurso ha puesto en el borde mediático al tribunal (aunque los analistas aseguran que no se trata de una crisis, porque a su juicio la entidad tiene suficiente credibilidad de la cual halar).

El TE, considerado hasta esta semana la institución pública referente en asuntos de transparencia, ha sido empujado por el gobierno a hacer cambios en su reglamento interno, para aplacar la situación. ‘Es inadmisible’, punzó la zarina anticorrupción Angélica Maytín. Contradictoriamente, la entidad que norma los procesos democráticos no consideraba pecaminoso el nombramiento de redes familiares.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.