Buscador


Opinión

El odio y la crisis

04-06-2012

Las páginas del odio, el desprecio y la mentira se las lleva en apariencia el nuevo día, pero quedan, como las simientes que esparce el viento del azar.

¿Cuándo fructifica la semilla del odio enterrada? En el momento en que las cosas se tuercen: cuando las amenidades y objetos de la sociedad de consumo desaparecen; cuando el confort, agotado, ya no puede contener el avance del malestar y la irritación. Cuando se encona la lucha darwinista por un servicio social o por un puesto de trabajo, empieza a germinar la enterrada semilla del odio. Las palabras entonces dejan paso a “la dialéctica de los puños y las pistolas” que abanderó el falangismo. En cuanto la crisis de 1929 golpeó España, sumando a las miserias locales las dificultades globales, la dialéctica de los puños y las pistolas sustituyó a las palabras. La Guerra Civil estaba servida. Artículo completo.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.