Buscador


El Popular, que necesita 3.000 millones, triplicó su balance en los seis años anteriores a la crisis y no tiene consejeros independientes

30-09-2012

El Banco Popular, una de las entidades financieras consideradas de riesgo sistémico en España, ha suspendido las pruebas de esfuerzo conducidas por la consultora Oliver Wyman, bajo supervisión de todas las autoridades españolas, comunitarias y el FMI, con unas necesidades de capital en el escenario peor de los dos planteados de 3.223 millones de euros, cifra que casi iguala su valor bursátil, que es de 3.484 millones de euros.

Esto supone una catástrofe para los accionistas, que sigue al descalabro de la cotización, que casi ha perdido el 90% desde hace cinco años, y de más del 80% desde que asumió Ángel Ron la presidencia en octubre de 2004. Sin embargo, cualquiera que hubiera escuchado a los dirigentes del banco, especialmente al presidente Ángel Ron y al director general, Jacobo González Robatto, en sus intervenciones durante los últimos dos años,  no daría crédito y pensaría que ha existido una confabulación contra el banco ligado de siempre al Opus Dei.

El consejo se reunió ayer para “aprobar por unanimidad” una ampliación de capital de hasta 2.500 millones de euros, con el fin de que el banco no sea intervenido con inyecciones de dinero público. Parece que aquí no ha pasado nada, a pesar de no haberle dicho la verdad al accionista, que ahora verá diluida de forma muy gravosa su participación.

El señor Ron tiene que explicar cómo es posible que Unicaja, acusada de actuar al dictado del PSOE durante muchos años, apruebe y el banco más eficiente de Europa suspenda. Una de las razones, más allá de las estructurales del devenir económico de España, que afecta a todos, es el deplorable gobierno corporativo del Banco Popular, en cuyo consejo no se sienta nadie independiente, aunque figuran como tales unas cuantas personas.

El Popular estuvo regido durante muchos años y con mucho éxito por dos personas muy influyentes en la rama laica de la Prelatura, Rafael Termes y Luis Valls, ambos fallecidos. Sus sucesores también son miembros de la Obra, aunque con perfil más bajo. En el consejo figuran como independientes gente que no les. Luis Herrando y Prat de la Riba, hermano del vicario regional de la Obra. Ana María Molins López Rodó, hija de Casimiro Molins y sobrina de Laureano, el ministro tecnócrata de Franco y renombrado miembro opusdeista, y que heredó el cargo del padre. Los Molins han llevado durante años una representación del 5% del capital en el banco. Eric Gancedo Holmer, que representó durante años a la Sindicatura de Accionistas, pero ahora pasa como independiente. José Ramón Rodríguez García, independiente a pesar de llevar de consejero 27 años. Miguel Ángel Solís Martínez Campos lleva 16 años de consejero y su familia era la accionista relevante del Banco de Andalucía, filial del Popular fusionado recientemente para un arreglo de balance. Por último, Helena Reboredo, la dueña de Prosegur, viuda del fallecido Herberto Gut, que fue consejero del banco, y también con una importante participación (más dominical que otra cosa).

Cuando en un consejo de administración no hay voces independientes y se guía como una orden religiosa puede pasar que la entidad se enfrente al abismo y encima nadie se responsabilice de ello. El balance del banco se ha multiplicó por tres en los seis años anteriores a que se desatase la crisis, de 42.000 millones a 120.000. Ron debe dar explicaciones a los accionistas minoritarios de las razones por las que el balance del banco está lleno de muertos, muchos de ellos en el armario durante mucho tiempo. El caso de Trinitario Casanova, un ladrillero al que el Banco Popular financió, que manipuló el valor de forma descarada, controlando el 3,5% del capital, en un turbio asunto en el que la CNMV no parece que investigó adecuadamente, nunca fue explicado por la cúpula del banco. De aquellos polvos, estos lodos.

El desvergonzado de Ángel Ron se mantiene en la presidencia del Popular con el plácet del Banco de España a pesar de arruinar al accionista

Ángel Ron pide ahora subidas de sueldos para todos pero él ya gana un 50% más que hace dos años en el maltrecho Banco Popular

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.