Buscador


Latinoamérica

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, prepara la reelección con la reforma pactada de la Constitución

10-12-2013

La Primera Secretaría de la Asamblea Nacional de Nicaragua recibió el pasado 4 de diciembre de parte de la Comisión Especial que analizó la propuesta de reformas a la Constitución, un dictamen “maquillado”, aprobado a la medida de lo que esperaba el comandante Daniel Ortega y que se espere llegue a plenario en las próximas horas. Después de hacer algunos cambios formales, los diputados entregaron un documento en el que se garantiza la reelección indefinida de Ortega, la principal aspiración del mandatario y el objetivo central de las reformas a la Carta Magna. “Es un ajuste de forma, no de fondo. El fondo del asunto es la perpetuidad en el poder”, dijo Oscar Castillo,  experto constitucional que analizó el dictamen de la Comisión parlamentaria.

La tesis de Castillo es que Ortega había incluido en su propuesta inicial de reforma constitucional algunos elementos que meterían “ruido” al debate, como los controvertidos gabinetes de la familia, obra de la primera dama Rosario Murillo, así como la regulación a los registros informáticos del país o el papel demasiado protagónico que tendrían los militares al ocupar cargos tan sensibles como las magistraturas judiciales o electorales. Ortega cedió en estos asuntos, pero su principal aspiración se mantuvo, por lo que el mandatario podrá mantenerse en el poder gracias a una Constitución que es un traje a su medida, y que sin duda será aprobada por sus leales diputados en el Plenario parlamentario.

El experto constitucionalista explicó que al ceder en estos temas, Ortega no cerró una puerta importante, que es la de las regulaciones que se pueden hacer a posteriori en relación a temas como los gabinetes de la familia. “Estos pueden ser perfectamente establecidos mediante una ley ordinaria. En derecho constitucional lo llamamos reserva de ley”, explicó.  “Aquí no hay punto intermedio, no hay una reforma buena o una mala. Al final el fondo se mantiene y se sostiene incólume, tal y como se lo planteó en la contrarreforma a la reforma de 1995”, agregó.

Reuniones secretas para que Ortega

se mantenga en el poder

Ortega fue más allá en su papel como presidente –cargo que ocupa violando la actual Constitución–, al entrometerse en las funciones de la Asamblea y prácticamente legislar para que los diputados de la Comisión Especial aprobarán el dictamen que él esperaba. De poco sirvió el proceso de consultas realizado por la Comisión –en el que invitaron a instituciones leales al FSLN y, a regañadientes, a la Conferencia Episcopal e iglesias evangélicas–, ya que el dictamen final fue acordado en reuniones secretas entre el Comandante, sus asesores y el gran capital representado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP).

“Estamos viendo que esta reforma beneficia a un partido, a una familia, a una persona, a una corporación y a una alianza entre el poder Ejecutivo actual y la empresa privada. Fue proceso de análisis tramposo, porque se mantuvo cuatro artículos de fondo, y los otros los tiraron para meter ruido en el debate nacional. El fondo del asunto es la perpetuidad en el poder, la concentración de  poder del presidente”, explicó Castillo, decano de la Escuela de Derecho de la UPOLI.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.