Buscador


El resultado de las elecciones catalanas exige otra Constitución

26-11-2012

Se acabó el pánico en España tras perder Artur Mas su órdago soberanista, ya que el resultado de las urnas no fue tan alto como para conseguir la mayoría excepcional que reclamaba el president de la Generalitat de Catalunya. Sin embargo, el alivio en las filas de los recalcitrantes constitucionalistas puede durar poco.

Los 50 escaños de CiU y los 21 de Esquerra per Catalunya, fueron sin duda resultado de los votos cosechados entre ciudadanos a los que la Carta Magna no les ha gustado nunca, pero ahora ya hay muchos más que son conscientes de que el apaño legal que exigía una pacífica Transición desde un régimen dictatorial a otro de libertades, requiere un cambio. Los 20 escaños del socialismo catalán, PSC, deberán defender ahora lo que prometieron una reforma del Estado que conduzca a un federalismo auténtico.

El Tribunal Constitucional, ese al que apeló Mariano Rajoy para impedir que un nuevo Estatut, refrendado por el Parlamento y los catalanes, siguiera adelante, no admite la conversión del café para todos que representa el Estado de las Autonomías en otro Estado Federal asimétrico. Tampoco la Constitución autoriza el “derecho a decidir”, que ha sido apoyado en la campaña electoral por Iniciativa per Catalunya-Verds, coalición que ha conseguido 13 escaños y un importante avance electoral. Por último, los tres escaños obtenidos por los anticapitalistas de CUP tampoco son constitucionalistas.

En definitiva, el resultado electoral de Catalunya nos enseña que por el momento los votantes catalanes no están por la labor de que se provoque una fractura emocional con la ilusión independentista, pero también queda claro que el traje constitucional no vale para fuerzas políticas que cuentan con 107 de los 135 escaños del Parlament, frente a 38 forofos constitucionalistas. 19 del Partido Popular y 9 de Citadans.

Habrá que ir pensando cómo se pare una nueva Constitución, esta vez sin los poderes fácticos que regían a la muerte de Franco, aunque algunos sucedáneos ya han asomado la patita con motivo del desafío soberanista catalán. Repugnante ha sido el comportamiento del Ministerio del Interior, encabezado por Jorge Fernández Díaz, a quien estamos todavía esperando para que nos aclare sobre la autoría del “borrador de informe policial”, calumnioso, mientras no se demuestre lo contrario, para la figura, siempre merecedora de respeto, del president de Catalunya.

En esa guerra sucia también ha quedado muy maltrecho, el Fiscal General del Estado, el cinéfilo Eduardo Torres Dulce, por descalificar al fiscal que ha denunciado este soft GAL. En este caso, apuntando hacia arriba, se esperan también las explicaciones pertinentes del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que está dando muestras de su auténtico talante, el despótico y autoritario, que frenó en el Ayuntamiento de Madrid con su adicción a disparar con pólvora de Rey, que ha conducido al consistorio capitalino a la quiebra.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

Mas contrata a Independent Diplomat, el lobby que apoya la autodeterminación del Sáhara

La Generalitat destina 65 millones de euros a promocionar la cultura catalana en las grandes capitales europeas

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.