Buscador


El Santander, investigado en Italia por un caso de sobornos, tras la requisa de documentos al cesado banquero del Vaticano, Gotti Tedeschi

17-06-2012

La guerra subterránea por el poder en la Santa Sede, que se ha cobrado como principal víctima al ex banquero del IOR, el llamado Banco del Vaticano, Gotti Tedeschi, hombre del Opus Dei y representante del Santander en Italia, donde ocupa la presidencia de su financiera Santander Consumer, ha puesto al banco que preside Emilio Botín en el foco de estas batallas.

Si en un principio resultó inexplicable por qué el banco español salió en defensa de Tedeschi cuando fue cesado del IOR con el voto favorable de Manuel Soto Serrano, consejero de la institución vaticana y vicepresidente del Santander, algunos sucesos posteriores podrían  justificar esta contradicción.

Tedeschi fue interrogado recientemente, tras haber sido allanadas sus oficinas por mandato judicial, en relación a un caso de sobornos y pago de comisiones en el grupo Finmeccanica. El  hombre del Santander había puesto en contacto a los directivos del banco español con el consejero delegado del grupo propietario del fabricante ferroviario Ansaldo, y de helicópteros, Agusta, Giuseppe Orsi.

En los contratos de préstamo del Santander al grupo italiano se presume que pueden ocultarse una serie de comisiones. Las investigaciones sobre el caso Finmeccanica pueden salpicar también al contrato conseguido por Sacyr, junto a la italiana Impregilo, para construir las esclusas en la ampliación del Canal de Panamá, según  ha sabido La Celosía.

Por otro lado,  la revista italiana Il Mondo ha publicado que Tedeschi, a petición de Emilio Botín, organizó en el año 2006 una reunión en Ginebra, entre el presidente del Santander y Franzo Grande Stevens, que entonces era uno de los hombres fuertes del banco Sao Paolo de Turín. En esa reunión, Botín le dijo a Grande que el Santander quería tomar el control del banco turinés y le pedía su ayuda. No sólo no la recibió, sino que Grande se moviliza para prevenir la expansión de Botín. Finalmente se lleva a cabo una fusión con Intesa, que desbarató los planes del Santander de hacerse con el control del banco italiano.

El desplante que les hizo Grande Stevens estaría detrás de la acusación de Tedeschi de un complot judeo-masónico contra su persona liderado por tres personalidades, el notario de Turín, Antonio María Marocco, el abogado estadounidense Jeffrey Lenna, encargado de que el Consejo de Europa acredite a la Santa Sede en la lista blanca de Estados que luchan adecuadamente contra el blanqueo de capitales, y el hombre fuerte del bufete Grande Stevens, Michele Briamonte.

La Celosía ya ha publicado una información respecto al liderazgo que están adquiriendo las iglesias de Estados Unidos y Alemania sobre las finanzas vaticanas, en detrimento del Opus Dei. Carl Anderson,  el presidente de los Caballeros de Colón, la organización católica laica estadounidense más rica, consejero del IOR fue quien forzó la salida de Tedeschi del banco vaticano, con el apoyo de Ronaldo Herman Schmitz, ex Deutsche Bank, y parece que será el antiguo ministro de Finanzas de Alemani, Teo Waigel, quien finalmente sustituya a Tedeschi.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.