Buscador


 

Ence sufre pérdidas importantes con derivados y el 7% de autocartera que acumuló el año pasado

27-03-2012

El grupo Ence, que preside Juan Luis Arregui, ha perdido mucho dinero en actividades especulativas con acciones propias y contratos de derivados. El primer percance proviene del momento previo a que estallase la crisis, cuando suscribió un equity swap con Bankia para cubrir el plan de retribución variable, soportando 5,1 millones de acciones, a un precio base de 4,11 euros cuando la acción cotiza a 1,93 euros, las pérdidas acumuladas desde entonces ascienden a 12,4 millones de euros, y todavía queda este año antes de que venza el contrato, lo que permite augurar que los números rojos superen los 15 millones de euros.

Las coberturas para aminorar el riesgo de las fluctuaciones del tipo de cambio dólar/euro, que afectan al precio de la pasta y de algunos insumos también le han originado una fuerte pérdida latente a 31 de diciembre del año pasado, concretamente de 22,2 millones de euros a valor de mercado. La compañía multiplicó por cuatro el valor nocional de estos derivados, 516 millones de dólares, respecto al año anterior. No obstante, este quebranto no se ha pasado por la cuenta de resultados, sino que se asigna al patrimonio. De hecho, en la cuenta de resultados se ha contabilizado un beneficio de 415.000 euros por las coberturas liquidadas.

Este póker al que juega Ence incidirá profundamente en el resultado de este año, ya que una apreciación del 5% del euro le supondría una ganancia de 18,7 millones de euros, mientras que una depreciación en igual porcentaje, le originaría una pérdida de 21 millones de euros. Cantidades enormes, teniendo en cuenta que el dividendo dinerario a distribuir es de 16,5 millones de euros.

Sin embargo, la apuesta más novedosa e inaudita de Ence durante el año pasado ha sido la autocartera, que ha pasado de representar el 0,4% del capital, al 7,8%, siempre, según la compañía, para operar con ella en el mercado abierto. La inversión alcanza casi los 50 millones de euros y el año pasado perdió casi 10 millones con estas operaciones, ya que el precio medio de adquisición es de 2,435 euros, medio euro por encima de la cotización actual.

Resulta chocante esta acumulación tan ambiciosa de acciones propias, especialmente cuando la propia compañía reconoce que los préstamos sindicados que le ha concedido la banca, y que superan los 200 millones, están sometidos a límites sobre ratios financieros y sobre la autocartera.

No resulta extraño por consiguiente que Ence haya decidido este año pagar un dividendo dinerario de 7 céntimos, inferior a los 10 concedidos el ejercicio anterior, pero acompañarlo con un reparto de acciones propias a razón de 1 por 26, con lo que puede eliminar cerca de la mitad de la acumulada a lo largo de 2011.

Ence, que tiene un consejo con excesiva tetosterona al no guardar ningún sitio al género femenino, no podrá llevar a cabo de momento su proyecto de instalar 5 plantas de biomasa, al disponer sólo de permiso preasignado en dos de ellas. La moratoria establecida por el ministro Soria le ha chafado de momento los planes. Por el contrario, los nuevos planes del ministro Cañete para la Ley de Costas, que pasan por dar concesiones a quienes están afectados por ésta, le favorecen en el conflicto que mantiene con los ecologistas. Hasta ahora, y como mal menor, Ence debía dejar la fábrica de Pontevedra antes de 2018. Los activos afectados están valorados en 81 millones de euros, por lo que la amortización acelerada podría ralentizarse significativamente.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.