Buscador


Responsabilidad Social Empresarial

Expertos de la ONU exigen a los gobiernos regular la publicidad infantil

  • Los anuncios incitan a los niños a comprar productos innecesarios cuando llegan a la edad adulta sin valorar las consecuencias financieras
  • Brasil, Canadá, Dinamarca y Noruega han restringido la publicidad dirigida a los niños

22-08-2016

“Los niños pueden presionar a sus padres para comprar artículos que no están presupuestados ni son pedagógicamente necesarios, a menudo a expensas de otras necesidades importantes del hogar”, advierten  Juan Pablo Bohoslavsky, experto sobre deuda externa y derechos humanos, y Dainius Püras, relator especial sobre el derecho a la salud. Ambos concluyen que ese tipo de anuncios puede arraigar a edad muy temprana hábitos no saludables.

“Ese tipo de mensajes comerciales tiene el potencial de moldear a largo plazo el comportamiento de consumo y financiero de los niños, y están creciendo en número y alcance”, alertan en un comunicado conjunto. Explican que esa publicidad condiciona a los niños a responder en etapas posteriores de su vida a estímulos comerciales a comprar productos innecesarios sin considerar las consecuencias financieras a largo plazo. Además, afirman que muchos de esos anuncios fomentan el consumo de alimentos no saludables con alto contenido de azúcar y poco valor nutricional que tienen consecuencias graves para la salud y pueden persistir en la edad adulta.

Los expertos de la ONU subrayan como muchos países han prohibido la publicidad televisiva a ciertas horas o en relación con los programas infantiles. Brasil, Canadá, Dinamarca y Noruega han restringido, por ejemplo, ciertas formas de la publicidad dirigida a los niños. A su juicio, la regulación de la publicidad infantil podría mejorar considerablemente la salud y reducir la carga de los gastos sanitarios.

Llamamiento a los Estados a prohibir

la publicidad dañina

Advierten que pese al aumento de la desigualdad, el consumo excesivo continúa creciendo y en muchos países, la deuda privada de las familias se ha convertido en un grave problema, haciendo imposible que necesidades básicas puedan ser solventadas. Hacen hincapié en que la deuda doméstica excesiva puede fácilmente derivar en una crisis de la deuda pública que afecte a la población en su conjunto.

“Hacemos un llamado a los Estados a prohibir la publicidad, promoción y patrocinio de los fabricantes de alcohol, tabaco y alimentos poco saludables en las escuelas y en el contexto de los eventos deportivos infantiles y otros eventos que podrían ser atendidos por los niños. Además, los Estados deben crear directrices que o restrinjan o reduzcan al mínimo el impacto de la comercialización de alimentos poco saludables, alcohol y tabaco en general”, subrayan Bohoslavsky y Püras.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.