Buscador


Latinoamérica

FAO y OMC rechazan la petición de Francia para controlar el precio de los productos agrícolas

17-09-2012

Los actuales precios internacionales de los alimentos no permiten hablar de crisis alimentaria, afirmaron la organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial del Comercio (OMC). La declaración  frena la petición por parte de Francia de poner topes a los productos agrícolas y supone un espaldarazo a la postura de la Argentina y Brasil, que propusieron aumentar la producción de grano. Tanto el director general de la FAO, José Graziano da Silva, como su homólogo de la OMC, Pascal Lamy, señalaron que el mundo está hoy mejor preparado para hacer frente al alza de los precios alimentarios que durante la crisis del 2007-2008. En julio pasado, el presidente de Francia, François Hollande, reconoció que su país podría convocar a una reunión de emergencia del G-20 para abordar la suba de los precios de los cereales y de las oleaginosas.

El problema radica, según las propias palabras del mandatario, en que los “ganaderos están lidiando con una situación particularmente tensa debido a la subida del precio del grano”. De esta forma, el país galo busca volver al ruedo con una regulación del mercado como una forma de hacer frente a la volatilidad. Los Estados Unidos también se mostraron a favor de esta posición. En esencia, los países desarrollados les piden a los emergentes que busquen la manera de reducir los precios de sus materias primas, perdiendo la oportunidad de aprovechar los buenos valores a costa de la mejora de las naciones desarrolladas.

Los responsables de la FAO y la OMC instaron a los países a abstenerse de acciones unilaterales, como las compras motivadas por el pánico o las restricciones a las exportaciones, que a menudo tienen como resultado un incremento de los precios a nivel mundial. También pusieron de relieve el papel del libre comercio para garantizar la seguridad alimentaria, siendo el vehículo que permite a la oferta cubrir la demanda de alimentos en todo el mundo. Esto último no es más ni menos que un llamado de atención al proteccionismo de las naciones europeas.

Lo manifestado por los organismos internacionales significa un apoyo a la Argentina y los países del BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) que en el 2011 dejaron en claro que lo mejor para combatir las alzas es aumentar la producción de alimentos mediante la investigación en biotecnología y genética para optimizar la productividad, es decir, en “la transferencia de tecnología agropecuaria a países con menores ingresos”. Los temores a una crisis alimentaria se desataron después de que el Índice de la FAO para los precios de los alimentos –que mide los precios de los alimentos básicos objeto del comercio internacional–, aumentara un 6 por ciento en julio. Sin embargo el índice se mantuvo sin cambios en agosto. Para la Argentina y Brasil, por ejemplo, que responden, en conjunto, por el 15 por ciento de las exportaciones a nivel mundial de maíz, esto representa una “oportunidad para incrementar los ingresos por sus exportaciones”, agregó el organismo de la ONU. Más información.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.