Buscador


 

Gamesa pierde ahora 25 millones de euros en un negocio solar que vendió hace cuatro años

26-02-2012

El grupo eólico Gamesa, que encabeza Jorge Calvet (en la foto), sigue sufriendo dolores de cabeza con el negocio solar del que presuntamente se había desprendido hace cuatro años. La venta de Gamesa Solar a Toler Inversiones, ahora 9Ren España, se valoró en un principio en 214 millones, posteriormente rebajados hasta 143 millones, de los cuales la mitad se financiaron con un préstamo de Gamesa y el resto debe pagarse en breve. Sin embargo, ese pago se ha puesto en duda. La compañía vasca, que ha sufrido en los últimos años un declive brutal de su cotización bursátil (un 90% desde 2007), ha tenido que provisionar 25 millones de esa deuda, por entender que el deudor no tendrá suficiente caja para pagarle, según la información presentada a los accionistas en su web corporativa.

Una quiebra aumentaría aún más la provisión de una deuda, que asciende a 72 millones de euros, ya que los intereses los está acumulando para sumarlos al principal a vencimiento. Gamesa descartaba el año pasado cualquier deterioro en este activo, confiada en la solvencia del propietario de 9Ren, la estadounidense First Reserve, pero la provisión deja claro que esta compañía no responde completamente de la deuda de Toler Inversiones.

Los 25 millones cargados en el ejercicio pasado no es una cifra baja, teniendo en cuenta que Gamesa ha presentado unas cuentas con un beneficio de 58 millones de euros, y en la memoria explicativa del año no queda claro la prenda que pueda exigir la sociedad al deudor. En definitiva no está cuantificado el dinero que puede recuperar Gamesa en un negocio vendido en la época que la empresa estaba presidida por Guillermo Ulacia, quien cobró una indemnización millonaria tras su salida a finales de 2009. La sociedad es también todavía acreedora de 2 millones de euros prestados a directivos de compañías vendidas, como  Gamesa Solar y Global Energy Services.

Otro activo de energía solar que quedó suelto en aquella transacción fue una central fotovoltaica en Almodóvar del Río, puesta en venta desde hace más de dos años y que aparentemente se ha vendido el 30 de diciembre, justo antes de cerrar las cuentas, aunque no cobrado, a la espera de lo que resulte en la auditoría que haga el comprador y de que éste, del que no se sabe el nombre, consiga financiar los 58 millones de euros (dos terceras partes deuda) que cuesta. Mala señal es que se haya cerrado la operación 24 horas antes de cerrar el ejercicio, tras dos años en el mercado con un descuento de casi 15 millones sobre el valor en libros, y que no se haya adelantado un duro. En menos de dos meses, Gamesa deberá retratarse al respecto y ver si los casi 4 millones de plusvalía anotados se mantienen.

El grupo vasco, que está sufriendo lo indecible, al igual que el líder mundial Vestas, en un sector muy maduro con gran penetración de los fabricantes chinos, tiene poco margen de maniobra para remontar la crisis. El pasado año ha sido horrible, con un incremento bastante alarmante de la deuda, más de 500 millones de euro, y una reducción a la mitad en la disponibilidad de las líneas de préstamo, sin por ello haber ampliado sensiblemente ni el activo ni los ingresos. Su futuro deberá pasar en buena medida por lo que decida Iberdrola, que cuenta con el 20% del capital, para quien trabaja en un 20% de la facturación total, y que acierte en el fabuloso negocio que puede suponer el desarrollo de la eólica marina.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.