Buscador


Hillary Clinton lidera una ofensiva mundial contra la violencia de género y para mejorar la autoestima de las mujeres

15-08-2012

Se calcula que una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sido golpeada, forzada a tener relaciones sexuales, o sujeta a algún tipo de abuso en su vida. La violencia en las parejas es la forma más común de maltrato que sufren las mujeres. Otras formas incluyen la trata de personas, la violencia sexual, incluso empleada como táctica de guerra, y las prácticas tradicionales perjudiciales como el matrimonio precoz y forzado, la mutilación y cortadura genital femenina, y los asesinatos ‘por honor’. Los hombres y los niños también sufren violencia sexual, cada vez más documentada en los países en conflicto, que también afecta a otros grupos, incluidas las personas con discapacidad y la comunidad lesbiana, gay, bisexuales y personas transgénero.

Estados Unidos quiere cambiar esta degradante situación, consciente el personal responsable de la Casa Blanca de que son insuficientes los 92 millones de dólares anuales destinados a luchar contra esta lacra. Con este fin, la Administración de Obama lanzó, el pasado 10 de agosto, la “Estrategia de Estados Unidos para prevenir y responder a la violencia de género en todo el mundo”. El informe elaborado para el Congreso norteamericano, por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), enumera cuatro objetivos clave: aumentar la coordinación de los esfuerzos de prevención y respuesta contra la violencia de género entre las agencias gubernamentales de Estados Unidos y otras partes interesadas (se trata de una ambiciosa labor diplomática a desarrollar en todo el mundo) ; aumentar la integración de la prevención de la violencia de género y los esfuerzos de respuesta en el trabajo actual del gobierno de Estados Unidos; mejorar la recolección, análisis y utilización de datos e investigaciones para mejorar la prevención de la violencia y los esfuerzos de respuesta a la violencia por motivos de género; y mejorar o ampliar los programas para hacer frente a la violencia por motivos de género.

La estrategia se diseñó en la Casa Blanca en un encuentro que reunió a altos funcionarios de la administración y representantes de la sociedad civil. Además de prevenir la violencia se persigue la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Para tener un impacto real contra la violencia de género, el informe considera que “las mujeres deben tener pleno acceso a los servicios sociales y tener voz en la toma de decisiones, además de ser líderes en el ámbito nacional y de la comunidad para que la formulación de sus políticas contra el maltrato sea efectiva”.

La USAID se esforzará para asegurar que sus misiones en el extranjero transformen esta estrategia en una acción positiva para millones de mujeres, hombres y niños en todo el mundo. “La violencia impide que las personas participen plenamente y contribuyan a sus familias y comunidades en lo económico, lo político y lo social”, según un portavoz de esta agencia gubernamental. El vicepresidente Joe Biden, autor de la Ley sobre la violencia contra la mujer, es junto a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el administrador de USAID, Raj Shah, responsable de este programa,  considerado prioritario dentro de la política exterior de los Estados Unidos. Contarán con un presupuesto de 147,1 millones de dólares para garantizar la eficacia de las políticas de prevención contra la violencia de género en las zonas más problemáticas.

 

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.