Buscador


Ikea se rinde al fundamentalismo machista de Arabia Saudí

01-10-2012

En plena locura fundamentalista islámica, con amenazas de muerte contra aquellos que han caricaturizado al profeta Mahoma en los países de tradición cristiana y ataques en Bangla Desh contra la minoría budista también por una presunta burla de un miembro de la comunidad en una red social, cuando más importante resulta que Occidente no ceda un ápice en la conquista del laicismo frente al tenebrismo religioso de no importa cuál confesión, llega Ikea y se rinde al machismo visceral del wahabismo saudí, esta repelente corriente del islam más reaccionario, impulsada por la dinastía de los Saud, que reinan en Arabia Saudí.

El diario gratuito Metro desvelaba ayer en su edición nórdica que el catálogo de la multinacional sueca había retirado las imágenes de mujeres (photoshop mediante) o las había sustituido por hombres. Aquellas imágenes de representación cotidiana de una familia  que figuran en el catálogo universal de la firma sueca, habían sido manipuladas para borrar a la mujer, que aparecía, por ejemplo, en pijama.

El eco de la noticia ha resonado en todo el mundo occidental, rebotado en las redes sociales, que han hervido de indignación. ¿Dónde están los valores de este grupo, uno de los más importantes del mundo en el sector de la distribución?. Ikea ha generado muchas campañas de publicidad que han sido un canto a la consecución de los derechos civiles, y especialmente a la igualdad de la mujer.

Una vez que sus dirigentes han comprobado la indignación popular no ha tenido más remedio que hacer como el rey Juan Carlos tras la matanza de elefantes en Bostwana, excusarse y decir que se ha equivocado. Aunque en la web de Ikea España no se encontraba el comunicado, la compañía se ha excusado. “Deberíamos haber actuado diferentemente. Teníamos que habernos dado cuenta de que excluir a la mujer de los catálogos de Arabia Saudí atenta contra los valores del grupo Ikea”, ha señalado la compañía.

Sin embargo, parece más un acto de atrición, ante la que le estaba cayendo, que de contrición, ya que a primera hora del día había informado que su intención es siempre  encontrar un equilibrio entre sus propios valores y los de la cultura del país en el que opera. En definitiva, Ikea en lugar de defender a la mujer saudí, que ni siquiera puede acceder todavía al permiso de conducir ni votar, había decidido plegarse al poder machista del país rey del petróleo.

La portavoz de Ikea, Ylva Magnusson, ha subrayado que “nadie puede dudar del compromiso de la compañía con la igualdad de género”, y ha declarado que el catálogo lo había trabajado una empresa ajena al grupo que gestiona la franquicia en el país árabe. “Naturalmente que revisaremos nuestras rutinas y métodos de trabajo para que un caso así no vuelva a ocurrir”, ha dicho Inter Ikea Systems, la propietaria de la marca.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

Ikea calienta el debate de la implantación del salario digno

El Vaticano apoya la guerra contra el Estado Islámico bajo el paraguas de Naciones Unidas

El islam radical protagonizó los 4.344 asesinatos a cristianos en 2014

La persecución de los cristianos aumenta gravemente en 50 países

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.