Buscador


La Casa Blanca facilita la identidad de los lobistas que acuden a defender las posiciones de sus clientes

22-05-2012

Fiel a una promesa del presidente Obama, la Casa Blanca  hace pública una lista de los visitantes que atraviesan la puerta de seguridad. Con este alarde de transparencia facilita la identidad de los lobistas que acuden a defender las posiciones de sus clientes. La base de datos contabiliza más de 2,2 millones de entradas entre enero de 2009 y 2012. Los legisladores y altos funcionarios no están obligados a registrarse. El listado que se puede consultar on line revela nombre y apellidos de los visitantes, e incluso, si se dirigen a la cinematográfica Ala Oeste o hacia a la oficina del vicepresidente Joe Biden.

Al teclear sobre el expediente de un visitante se puede conocer hacia que zona se ha dirigido y cuántas personas le acompañaron. Los registros contienen los nombres de las personas que ingresan en las dependencias oficiales. La base de datos que fue creada para uso interno, y que ahora se ha hecho pública por una promesa del presidente Obama, contiene, sin embargo, algunos errores. En algunas ocasiones el nombre del visitante corresponde a un miembro del personal de la Casa Blanca. Si al lado del nombre del visitante hay una casilla en blanco, se explica que la cita fue cambiada o que el visitante no se presentó.

Pero la transparencia tampoco es total. Hay excepciones y algunas de las visitas podrán ser silenciadas, desde las personales a la familia Obama, a las que de ser divulgadas comprometerían la seguridad nacional. También se pueden ocultar al público las visitas ‘especialmente sensibles’, es el caso de las entrevistas con los posibles candidatos al Tribunal Supremo.

Los registros se liberan con un retraso de tres meses, por lo que las visitas de mayo se darán a conocer en agosto próximo. El gobierno de Obama comenzó a publicar los registros de visitantes en septiembre de 2009, amparándose en un acuerdo extrajudicial. El Gobierno inicialmente se negó a proporcionar el registro pero la presión de activistas como John Wonderlich,  director de la Sunlight Foundation, y, uno de los principales defensores del gobierno abierto, le hizo cambiar de criterio.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

Amazon, Goldman Sachs y Rio Tinto burlan el registro de lobbies de Bruselas

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.