Buscador


La fundación Robert Kennedy denuncia a Marruecos por abusar de los saharauis y España calla y logra la ayuda de Rabat en la expulsión ilegal de inmigrantes

05-09-2012

La aceptación rápida por parte de Marruecos de colaborar en la vergonzosa e indigna de un país democrático, expulsión ilegal de 73 inmigrantes subsaharianos, que habían desembarcado en el peñón (español) Isla de Tierra, sin un procedimiento legal y sin garantías, contraviniendo las leyes internacionales hay que situarla en la aceptación española del estatu quo del Sahara, y su silencio ominoso sobre la violación de los derechos humanos en la ocupación del territorio por parte del Gobierno de Rabat.

Esta “buena relación” entre ambos Reinos, cuyos monarcas se tratan como “tío y sobrino”, tiene fiel reflejo en la el olvido de la causa del pueblo saharaui por parte del ministerio de Exteriores que encabeza José Manuel García  Margallo, cada vez más defensor de la política de Rabat en el contencioso, que dura ya 40 años. Coincidiendo en el tiempo con la expulsión de los subsaharianos de Isla de Tierra, altos cargos de la fundación Robert Kennedy, incluida la presidenta Kerry Kennedy, encabezaron una delegación internacional, en la que figuraban María del Río, de la fundación José Saramago, Eric Sottas, ex presidente de la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT), Margarette May Macaulay, jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Mary Lawlor, directora de Front Line Defenders, para visitar el Sahara Occidental y recopilar in situ información sobre los derechos humanos en la zona.

La delegación fue recibida en El Aaiún por la pacifista saharaui, Aminetu Haidar, presidenta del Colectivo Defensores Saharauis de los Derechos Humanos (CODESA). Tras una semana en la región, con audiencia de todas las partes, y la visita a los campamentos de refugiados en Argelia,  la fundación Robert Kennedy emitió un duro informe preliminar en el que denuncia y condena la violación de los derechos humanos en el Sahara que controla Marruecos, aunque reconoce que se ha avanzado con la constitución de un Consejo Nacional de Derechos Humanos, y la inclusión constitucional de  la criminalización de la tortura, detención arbitraria, además de una mayor igualdad de género y libertad de expresión.

Dice la Fundación Kennedy que El Aaiún, capital del Sahara, está tomado militar y policialmente y los saharauis viven en un “clima de temor” por las constantes detenciones e intimidaciones sufridas. La delegación asegura también haber sido testigo de la brutalidad policial contra manifestantes pacíficos. Dos apaleadores de las víctimas son identificados por su nombre, siendo uno el vicegobernador de la región, Mohamed Natichi.

Una de las mayores preocupaciones expresadas por la Fundación es la absoluta impunidad de las violaciones de los derechos humanos. En cinco años solamente un policía ha sido juzgado por torturas. Tampoco se respeta el derecho de reunión y asociación libre, no pudiendo los saharauis constituir organizaciones civiles.

La intimidación y los ataques contra las personalidades que encabezan la defensa de los derechos civiles es constante, siendo el aso de Aminetu Haidar el más sangrante, seguida de cerca por secretas todo el día y restringiendo su libertad de movimientos. La propia delegación internacional sufrió este tipo de abusos intimidatorios. “Marruecos no aplica los principios de la Declaración de los Derechos Humanos” en lo que atañe a los defensores del Sahara”, afirma la Kennedy. Las observaciones muy críticas contra Marruecos han sido recogidas por la prensa internacional, pero no por la española.

Los ministerios españoles de Exteriores y de Interior no han redactado ni siquiera una nota oficial sobre la expulsión de los subsaharianos y por supuesto no se han hecho eco de la visita de la delegación internacional al Sahara, en la que participaba la fundación Saramago, habiendo calificado el Gobierno de Rajoy de “muy satisfactoria” la resolución del problema. Marruecos puso a los refugiados, que no habían sido documentados siquiera por España, en la frontera con Argelia, y por el momento se desconoce  su situación actual.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

La ruptura de relaciones de Marruecos con la UE bloquea subvenciones a empresas españolas

Marruecos utiliza a un periodista español para defender en la ONU su ocupación del Sáhara

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.