Buscador


Latinoamérica

La muerte de Chávez deja América Latina sin el mayor impulsor de su integración

05-03-2013

El presidente venezolano, Hugo Chávez, falleció ayer a los 58 años, víctima de una ardua batalla contra el cáncer. Su muerte deja a América Latina sin su principal líder regional y a la izquierda latinoamericana sin su mayor referente. Solo Luiz Inácio Lula da Silva, cuando era presidente de Brasil, logró hacerle sombra. Mediante un uso generoso de la cuenta petrolera de su país, incrementada por los altos precios del barril de crudo en la primera década del siglo XXI, Chávez apuntaló al régimen castrista en Cuba, extendió la “revolución” por la región y revitalizó la integración latinoamericana. El Gobierno cubano, en un comunicado oficial, expresó sus condolencias y destacó que Chávez “acompañó a Fidel como un verdadero hijo”.

La noticia provocó conmoción en toda Latinoamérica. La presidenta argentina, Cristina Fernández, suspendió su agenda para viajar a Caracas y ordenó tres días de duelo nacional con bandera a media asta. El mandatario boliviano, Evo Morales, manifestó estar “destrozado” e hizo un llamamiento a la unidad de Latinoamérica: “Chávez está más vivo que nunca y seguirá siendo la inspiración para la liberación de los pueblos”. Bolivia ha decretado siete días de duelo, y Morales, al igual que el presidente de Uruguay, José Mujica, y la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, pensaban viajar a Caracas a despedir al líder. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aliado de Chávez, expresó su “profundo pesar por el sensible fallecimiento” de Chávez, al que reconoció como “líder de un proceso histórico en América”.
Todos los líderes regionales mostraron sus condolencias. El presidente peruano, Ollanta Humala, instó a Venezuela a hacer una transición tranquila. “Desearle en estos momentos difíciles al pueblo venezolano unidad y reflexión, que las cosas pueden llevarse de manera pacífica y el cauce democrático”, manifestó. Su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, valoró la aportación de Chávez al proceso de paz con las FARC. “La obsesión que nos unía y que fue el fundamento de nuestra relación era la paz de Colombia y de la región, si hemos avanzado en un proceso sólido de paz con progresos claros y concretos, avances como nunca se había logrado con las Farc es también gracias a la dedicación del presidente Chávez y de Venezuela”, afirmó Santos.
También los líderes regionales menos afines lamentaron la muerte del venezolano. El presidente chileno, Sebastián Piñera, reconoció tener diferencias con Chávez, pero afirmó que siempre apreció “fue un hombre profundamente comprometido con la integración de América Latina”.
Chávez gobernó por más de 13 años y aprovechó los altos ingresos del petróleo para destinar cientos de miles de millones de dólares a voluminosos programas sociales dirigidos a mejorar las condiciones de vida de millones de venezolanos de bajos recursos. Pero su sostenido ataque contra el sector privado, declarado como causante de la miseria, efectivamente destruyó gran parte de la capacidad productiva del país, dejando a Venezuela más dependiente de su renta petrolera y peligrosamente más vulnerable a las fluctuaciones de los precios del petróleo.

Su mandato también coincidió con un descuido general de los principales problemas del país. “Hugo Chávez será recordado como un político extraordinario y como un líder fracasado”, sostiene Moisés Naím, columnista venezolano y anterior ministro de Comercio del país.

El fallecimiento del mandatario introduce al polarizado país sudamericano en una nueva etapa de incertidumbre, en medio de la constante lucha por el poder entre las fuerzas del chavismo y de la oposición. No está claro aún quién deberá asumir el cargo. Según la constitución venezolana, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, debería asumir la presidencia ya que Chávez nunca tomó juramento para su nuevo mandato tras el triunfo electoral de octubre pasado. Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que el vicepresidente, Nicolás Maduro, sea designado. En todo caso, el presidente provisional debería convocar a nuevas elecciones presidenciales dentro de un plazo de 30 días.
Con la muerte de Chávez, también Cuba ha perdido al gran líder político que añoraba tras la lenta desaparición pública de Fidel Castro. Admirador confeso y amigo íntimo del revolucionario cubano, el venezolano fue la persona que mejor encarnó las ideas de Castro en las últimas décadas en toda América Latina. Su fallecimiento plantea interrogantes del posible futuro del bloque bolivariano. Cuba es uno de los países que más depende de la cooperación venezolana. El gobierno de Raúl Castro recibe unos 100.000 barriles de crudo al día desde Caracas en condiciones muy favorables. “La integración energética y el intercambio de petróleo por servicios de salud y educación entre Cuba y Venezuela son la columna vertebral del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América)”, afirma Arturo López Levy, experto en temas cubanos de la Universidad de Denver en Estados Unidos. Ideado como un “eje antiimperialista” y cuyas “líneas estratégicas” rubricaron en 2004 Chávez y el entonces presidente cubano, Fidel Castro, aglutina a Bolivia, Ecuador, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda y Nicaragua.También este último país está preocupado por la desaparición de Chávez, ya que el gobierno de Daniel Ortega recibe millonarias ayudas de Caracas desde 2007. Más información.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.