Buscador


Latinoamérica

La oposición documentará la farsa electoral en Nicaragua

02-08-2016

La oposición tantea alternativas al quedarse sin representante. Esta semana entrante, cuando la Asamblea Nacional regrese de su receso de medio año, los 91 diputados que serán llamados al parlamento serán los 62 electos por el gobernante Frente Sandinista, sus aliados y los diputados del PLI “zancudo” que decidieron permanecer en sus cargos bajo la dirección del nuevo colaborador político del FSLN, Pedro Reyes, junto a aquellos que se integrarán en sustitución de los 16 diputados propietarios destituidos este viernes. De continuar todo según lo trazado por los poderes del Estado al servicio del comandante Daniel Ortega, no habrá entre ellos ningún representante de la oposición.

¿Cuáles son las consecuencias para la democracia tras este golpe de facto contra el parlamento nacional? Y ¿cuáles son las alternativas y estrategias que le quedan a la oposición, al cerrarse todos los espacios políticos democráticos y el último espacio de pluralismo político?

El jurista liberal José Pallais, el diputado Eliseo Núñez, y la dirigente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Suyen Barahona, explicaron en el programa de televisión Esta Semana, que la estrategia opositora aún se está discutiendo, y los retos que enfrenta el bloque, aglutinado en la Coalición Nacional por la Democracia, son monumentales.

En la resolución del tribunal electoral para cancelar el cargo a 28 diputados opositores (dieciséis propietarios y doce suplentes), no hay ningún argumento jurídico válido, según el abogado José Pallais. A su juicio, “más bien hay una transgresión cruda, violenta, al ordenamiento constitucional” del país, porque afirma que la Constitución Política establece la soberanía popular, que en Nicaragua se expresa a través de una democracia representativa.

“Esos diputados estaban ahí porque los eligió la población y no puede ninguna autoridad ir en contra de lo que la población eligió con su voto, casi 800.000 votos, aunque fueran votos mal contados por todos los fraudes reiterados, pero votos al fin”, reclama Pallais. El jurista liberal considera que con la destitución de los opositores “se han roto los pilares fundamentales de nuestra democracia y también el pluralismo político”.

“Al alterarse la composición de la Asamblea Nacional, queda una asamblea monocolor, una asamblea que representa los intereses del partido de gobierno y de sus cómplices y colaboracionistas que seguirán ahí”, advierte tras calificar la acción como “un golpe de Estado continuado contra la institucionalidad”.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.