Buscador


Responsabilidad Social Empresarial

La Universidad de Burgos divulga los beneficios de la Responsabilidad Social Universitaria

  • Las universidades deben identificar los grupos de interés ante los que deben rendir cuentas
  • Están poco comprometidas con la divulgación online en materia de Responsabilidad Social, subraya el informe
  • En ‘La Responsabilidad Social en las Universidades Españolas 2014/15’ han colaborado Santander Universidades, Forética, la Universidad de Alcalá de Henares y el Instituto Universitario de Análisis Económico y Social

18-05-2016

La aplicación de la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) conlleva una serie de beneficios a corto y largo plazo. Por un lado, ayuda a la universidad a articular sus funciones de docencia, investigación y extensión con una gestión ética y responsable. Por otro lado, permite lograr una coherencia entre las declaraciones de intenciones (misión, visión y valores) y las actuaciones cotidianas de la Universidad.

A través de la RSU la universidad se abre a su entorno social, promueve la participación de los grupos de interés en los procesos académicos y organizacionales y orienta la gestión, la formación y la investigación hacia la solución de problemas sociales concretos, según concluye el informe ‘La Responsabilidad Social  en las Universidades Españolas 2014/15’, realizado por el Grupo de Investigación de Ingeniería y Gestión Responsable de la Universidad de Burgos. Para su elaboración ha contado con la colaboración de Forética, Santander Universidades, la Cátedra de RSC de la Universidad de Alcalá de Henares y el Instituto Universitario de Análisis Económico y Social.

Conseguir la implantación de la RSU

Para llevar a cabo actuaciones en materia de Responsabilidad Social, las universidades han de tener en cuenta las expectativas de aquellos grupos que se vean afectados por sus actuaciones y decisiones. Para ello antes debe identificar cuáles son esos grupos de interés o stakeholders ante los que debe rendir cuentas: alumnos, personal de la universidad (PAS y PDI), órganos de gobierno, egresados, empresas, proveedores, administraciones públicas y la sociedad en general. Según los resultados obtenidos por este informe, las universidades españolas están poco comprometidas con la divulgación online de información sobre las actividades que llevan a cabo en materia de Responsabilidad Social. Los ítems menos divulgados son los que hacen referencia al perfil de los grupos de interés y a los indicadores de ejecución en las diferentes dimensiones de la RS.

Para conseguir una adecuada implantación de la RSU, las universidades deberán enfrentarse a una serie de retos. El desafío del “retorno” de la iniciativa en beneficio de la Universidad es el más destacado. La gestión realizada por la Universidad debe retornar (en la medida de lo posible) en beneficios para esta, de forma que la RS sea una política sostenible y eficiente. Esto implica un sólido trabajo de institucionalización, liderazgo compartido y comunicación interna. También se subraya el desafío de la inclusión de la Administración central en la dinámica académica de la Universidad: implica convencer a la comunidad universitaria y a las autoridades de la importancia de no separar los procesos académicos, de investigación y de gestión, y de inculcar los valores éticos desde dentro de la organización. Los retos a los que hacer frente también contemplan abrir la universidad a la sociedad y hacer evolucionar la actividad pedagógica, así como divulgar su actividad científica a la sociedad y fomentar el aprendizaje permanente.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.