Buscador


 

Lacalle vislumbra un cambio en Uruguay porque no hay dinero para repartir

13-05-2016

El expresidente uruguayo Luis Alberto Lacalle dijo hoy a Efe que los partidos políticos no están acabados, pero necesitan hacerse más participativos internamente y opinó que las condiciones están dadas para un cambio en su país.

“El socialismo es repartir el dinero de los demás y en Uruguay ya no queda dinero para repartir”, dijo Lacalle, quien participa en Miami (EE.UU.) en la Cumbre Concordia de líderes del continente americano.

Unos 200 representantes de alto nivel de los sectores público y privado se dado cita hoy y el viernes en el Miami Dade College para tratar de asuntos de interés global, como la democracia, la energía, el comercio, la seguridad y la corrupción, y de otros más particulares como Venezuela, Cuba y las elecciones en EE.UU.

El ex jefe del Gobierno español José María Aznar, que preside este foro, y los exmandatarios latinoamericanos Álvaro Uribe, Sebastián Piñera y Jorge Quiroga están entre los oradores.

Lacalle, que fue presidente de 1990 a 1995, intervino hoy en una sesión sobre cómo fortalecer la democracia en América Latina.

A su juicio, una de las maneras de hacerlo es reconocer que los partidos están en una categoría especial dentro de la política, pues “a través de ellos se llega al poder y solo desde el poder se puede cambiar la sociedad”.

El dirigente “blanco”, como se conoce a los miembros del conservador Partido Nacional, no está de acuerdo con los que denostan a los partidos y se muestra orgulloso de que el suyo, al igual que el Partido Colorado, fue fundado en 1836 y aún está vigente.

A su juicio, es la “opción” para el cambio que, según dice, se va a producir en las próximas elecciones presidenciales en Uruguay, previstas para el año 2019.

Aunque no cree en que los cambios en América Latina se produzcan por oleadas y que ahora sea la hora de las fuerzas conservadoras después de muchos años de gobiernos de izquierda, está convencido de que los uruguayos no votarán por el Frente Amplio en 2019.

Su hijo Luis Alberto Lacalle Pou pasó a la segunda vuelta en las elecciones de 2014 y fue derrotado por el hoy presidente Tabaré Vázquez, un político socialista que ya había sido presidente entre 2000 y 2005.

Lacalle, nieto del presidente Luis Alberto de Herrera, no oculta que le gustaría ver a su hijo en la Presidencia, no solo porque cree que sería bueno para su país, sino porque se consolidaría una quinta generación de políticos en su familia.

La situación económica en Uruguay “va a empeorar” de aquí a las elecciones, subraya el expresidente, que es muy crítico con el manejo de la economía por el izquierdista Frente Amplio en los doce años que lleva gobernando Uruguay y sobre todo con el crecimiento “enfermizo” del gasto, que “ahora es imposible achicar” y ha dejado al país con un déficit enorme.

Para este enemigo de las generalizaciones, el único denominador común en los cambios que se han producido en varios países de América Latina es que “se acabaron los buenos precios del petróleo y las materias primas”.

“Ya no hay para repartir” en unas sociedades que se han acostumbrado a decir a los políticos: “¿qué me van a dar?”.

Lo único que hay que dar a la gente es buena educación y oportunidades, subraya.

A su juicio, si los partidos políticos tradicionales han durado tanto en Uruguay es porque abarcan todos los estratos de la sociedad y si el Frente Amplio ha ganado las tres últimas elecciones es porque es más fácil ganar con una coalición de partidos, pese a las contradicciones internas.

Lacalle cree que las diferencias entre blancos y colorados no son tan marcadas como lo fueron. Ahora son tenues y en el fondo “sabemos que si gana uno u otro las cosas esenciales van a seguir siendo iguales”.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.