Buscador


Responsabilidad Social Empresarial

Las 30 reglas de oro para que las pymes se adapten a la RSE

  • Una de cada tres pymes abandonó la RSE entre 2008 y 2010, según un informe de Forética
  • La tasa de abandono fue seis veces superior entre las pymes que entre las empresas medianas y grandes (18% frente a 3%)

20-09-2016

A una pyme no se le pueden trasladar directamente modelos de gestión de RSE diseñados para corporaciones multinacionales. Estos modelos no les son aplicables directamente, ni por el impacto de sus actividades en la sociedad y en el medio ambiente, ni por la estructura de su organización, ni por sus motivaciones; el enfoque de RSE en la pyme debe ser mucho más sencillo y práctico que en la gran empresa.

Con este propósito, en las 30 Reglas de Oro de este cuaderno de Forética se ofrecen a las pymes tres decálogos a modo de recomendación para que incorporen con éxito la RSE en su gestión: 10 reglas para construir su primer plan de responsabilidad social; 10 reglas para elaborar su primer informe de RSE; 10 reglas para diseñar su estrategia de marca responsable y web 2.0. Tres microempresas, N-Nova Responsables, AdaptaRSE Soluciones y Acción49, se han unido para traducir al lenguaje de las pymes aquello que conocen bien, y a lo que dedican sus esfuerzos día a día, la responsabilidad social empresarial (RSE). Estas tres empresas conocen bien que la situación económica de las pequeñas y medianas empresas de España es muy complicada. Lo saben por su propia experiencia. Pero también comprenden bien el potencial de la RSE para fortalecer la competitividad de las pymes en estos momentos de dificultad.

El Informe Forética 2011 muestra de forma clara la evolución de las pymes españolas ante la RSE en el contexto de crisis prolongada que vivimos. Entre 2008 y 2010, 1 de cada 3 empresas abandonó la RSE, siendo la tasa de abandono 6 veces superior entre las pequeñas empresas que entre las empresas medianas y grandes (18% frente a 3%). Si, como se puede desprender de estos datos, las pymes ven en la RSE un gasto accesorio en lugar de una oportunidad para la mejora del negocio, está claro que en este contexto de contracción económica lo razonable es que la abandonen o, al menos, que la dejen aparcada a la espera de tiempos mejores. La realidad demuestra que las pymes españolas están actualmente dedicadas al 100% a sobrevivir; esa es su primera prioridad en estos momentos.

Acercar la verdadera RSE a las pymes

El reto que se proponen los autores con este Cuaderno Forética es encontrar la manera de acercar la verdadera RSE a las pymes, aquélla que impulse su competitividad en mercados cada vez más exigentes en todos los sentidos. Si eso no se consigue, la brecha entre pymes y grandes empresas frente a la RSE seguirá creciendo. Y esto precisamente en el momento en el que cada vez un mayor número de grandes empresas están extendiendo la gestión de la RSE en su entorno, implicando así directamente a las pymes.

Es especialmente relevante el poder de influencia que tienen las empresas más grandes cuando se presentan como clientes frente a pymes proveedoras. Las empresas de mayor tamaño, con la RSE integrada en su gestión, quieren relacionarse con otras empresas que compartan sus valores y que sean responsables. Por esto, la búsqueda de mecanismos de transmisión de la RSE de las grandes empresas hacia sus proveedores es cada día más relevante. Lo mismo se puede decir de los inversores y de otras entidades públicas y privadas con las que las pymes se relacionan.

La sostenibilidad y la RSE constituyen cada vez más para ellos un factor diferencial y una garantía de buena gestión que les sirve para distinguir a las empresas solventes y competitivas de las que no lo son tanto. ¿Qué significa esto? Que la presión de las grandes empresas (y aquí podemos añadir otras organizaciones como la Administración y a las entidades financieras) para hacer cumplir ciertos requisitos de RSE a las pymes con las que se relacionan va en aumento. ¿Y cómo casar esta realidad con esa evidencia de falta de integración de la RSE en las pymes? Pues parece que se impone actuar ya de forma colaborativa con las pequeñas y medianas empresas en la promoción de esos valores de RSE, la gestión activa de los riesgos y en suma, la integración de la RSE a lo largo de toda la cadena de valor.

En este proceso las pymes son actores necesarios y deberían recibir todo el apoyo para hacer frente al papel que se les exige con el máximo provecho para ellas mismas y para todos los implicados. Involucrar a las pymes en la RSE debería ser algo relativamente sencillo; simplemente hay que entender su realidad y hablar su lenguaje.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.