Buscador


Responsabilidad Social Empresarial

Las empresas del IBEX 35 deben esforzase en la reducción de sus emisiones

  • El sector empresarial no tiene más opción que tomarse el cambio climático y la escasez de recursos en serio, según el estudio de Carbon Clear
  • Una estrategia de sostenibilidad efectiva debe estar integrada en el plan de negocio

04-10-2016

Algunas de las empresas del IBEX 35 aún no han establecido objetivos de reducción de sus emisiones ni definen cómo éstos serán conseguidos. Estas compañías, y otras al principio de su camino hacia un desarrollo más sostenible, no se deben desanimar. Más bien al contrario, tienen la oportunidad de empezar a implementar acciones que les proporcionen beneficios inmediatos a la vez que ponen los cimientos de una estrategia de sostenibilidad a largo plazo. Es la recomendación de Carbon Clear en este informe que resalta ejemplos de liderazgo y buenas prácticas, poniendo en valor programas de sostenibilidad.

El sector empresarial no tiene más opción que tomarse el cambio climático y la escasez de recursos en serio. Aunque estos presentan una serie de riesgos para la continuidad operacional, también ofrecen un número de oportunidades para estimular la innovación, reducir costes e impulsar el crecimiento económico a largo plazo. Las empresas tienen la responsabilidad, de cara a sus accionistas, empleados, clientes y la sociedad en general, de incorporar consideraciones de carácter sostenible en sus decisiones empresariales a todos los niveles.

El estudio revela cinco tendencias destacadas en el reporte de sostenibilidad en las empresas del IBEX 35.

1. Energía renovable. Más de un 40% de las compañías del IBEX 35 adquieren electricidad de origen renovable que cumple con los criterios de calidad recomendados por organizaciones como el Protocolo de GEI5 y el CDP6. Es más, 11 compañías generan electricidad renovable in-situ. Estos resultados revelan un movimiento en la dirección adecuada, dado que el objetivo nacional de España es alcanzar un 20% de energía renovable con horizonte 20207, lo que se traduce en una cuota de electricidad renovable del 40%. El cambio hacia este modelo es en parte impulsado por la creciente inestabilidad energética pero también es debido a iniciativas globales como la RE 1008. Esta iniciativa, a la que varias empresas del IBEX 35 ya se han adherido, insta a las compañías a comprometerse a adquirir un 100% de su energía de fuentes renovables. Cada vez más las compañías optan por la compra de energía de origen renovable y se benefician de ello.

2. Involucrar a la cadena de valor. Aunque la mayoría de las compañías analizadas calculan las emisiones asociadas a sus viajes de negocio, sólo seis de ellas calculan las emisiones de cinco o más de las quince categorías definidas por el protocolo de GEI9. No todas las categorías son relevantes para todas las compañías, por ello, es necesario llevar a cabo un análisis de materialidad para conocer cuáles son los impactos y las categorías más materiales y por tanto dónde poner mayor énfasis. Aunque para muchas empresas, los riesgos y oportunidades medioambientales más importantes se encuentran en su cadena de valor esto no siempre se refleja en el grado de compromiso demostrado. Si bien 30 compañías del IBEX 35 evalúan a sus proveedores a través de cuestionarios que incluyen criterios medioambientales, sólo cuatro van más allá. La integración de la cadena de valor y la reducción de su impacto puede ser una tarea ardua, pero aquellas compañías que lo hacen obtienen un gran valor añadido.

3. Establecer objetivos con base científica. El establecimiento de objetivos de reducción de emisiones se está convirtiendo en la norma entre las empresas analizadas, con 22 de ellas contando con objetivos de reducción en términos absolutos o relativos. Sin embargo, las mejores prácticas de la industria van un paso más allá, estableciendo objetivos en base a la ciencia. Según esta metodología, los objetivos deben ser fijados en base a la disminución de emisiones requerida para limitar el calentamiento global a 2°C por encima de niveles pre-industriales. Únicamente una de las compañías analizadas – Gas Natural SDG – ha adoptado este enfoque y cuatro más se han comprometido a ello. A través de la definición de objetivos de reducción de emisiones ambiciosos y la formulación de planes concretos para alcanzarlos, el sector empresarial estará mejor preparado para operar en una economía baja en carbono, se alineará con el acuerdo de Paris y tendrá un rol esencial en la mitigación del cambio climático.

4. Conocer los riesgos, aprovechar las oportunidades. Más de la mitad de las compañías analizadas hacen mención a los riesgos medioambientales a los que se enfrentan pero únicamente ocho de ellas obtienen la máxima puntuación en esta sección debido a su evaluación de los mismos. El cambio climático puede presentar un riesgo empresarial, sea a través de daños físicos o indirectamente a través de la introducción de nueva legislación, cambios en la demanda o daño reputacional. Por otra parte, el cambio climático también presenta una serie de oportunidades que empiezan a ser reconocidas por las empresas del IBEX 35. De hecho, 24 hacen referencia a ellas, por ejemplo fomentando la innovación y el desarrollo de nuevos productos bajos en carbono. Sin un análisis detallado de los riesgos y oportunidades que siente las bases de un plan de adaptación y mitigación, las empresas pueden poner en peligro su crecimiento y éxito empresarial.

5. Diseñar una estrategia de sostenibilidad efectiva. La Medición, el Reporting y la Verificación es el área en el que se demuestra un mejor desempeño, con una puntuación media del 75%. Esto se explica en gran medida por el hecho de que 33 compañías alinean sus informes con el marco de GRI. Este marco de reporting ayuda a las organizaciones a entender y comunicar su impacto en el cambio climático, la biodiversidad y la escasez de recursos entre otros. Sin embargo, para abordar los retos a los que nos enfrentamos un informe detallado no es suficiente. Tal y como sugiere la puntuación media obtenida en la sección de Estrategia (40%) las compañías deberían preguntarse si sus estrategias de sostenibilidad están en línea con sus necesidades empresariales, si actúan como agente de cambio o si inspiran a sus stakeholders. Una estrategia de sostenibilidad efectiva debe estar integrada en el plan de negocio y ser vista, tanto interna como externamente, como un impulsor de las decisiones empresariales.

La Comisión Mundial sobre el Clima reclama eliminar los subsidios a las energías fósiles y dirigir el sistema financiero hacia una economía verde

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.