Buscador


Lobbies

Los eurodiputados piden ‘juego limpio’ a las empresas al aplicar el gobierno corporativo

26-03-2012

A la hora de tratar la implantación del gobierno corporativo en las empresas, el Libro Verde del Parlamento Europeo, ha dejado fuera cuestiones claves tales como la toma de decisiones en los consejos de administración, la responsabilidad y la independencia de los consejeros, los conflictos de intereses o la participación de las partes interesadas. Una proposición de Sebastian Valentín, eurodiputado de Rumanía, integrado en el Partido Popular Europeo, se someterá a votación este jueves para contar en la UE con un sector empresarial más transparente, estable, fiable y responsable. En la Eurocámara se subraya que la iniciativa “Juego limpio financiero”, adoptada en su día por la UEFA, recoge una práctica de buen gobierno corporativo en el deporte. Con su aplicación se pretende que los clubs de fútbol equilibren sus cuentas y no gasten más de lo que ingresan. A las empresas, el Parlamento Europeo les alienta a que reduzcan los riesgos a que están expuestas en sus operaciones, así como a contar con una mayor diligencia a la hora de revisar, evaluar y fortalecer sus controles internos.

“El sector empresarial debe ser capaz de tener en cuenta las preocupaciones sociales, éticas y medioambientales en sus prácticas y demostrar su responsabilidad hacia los trabajadores, los accionistas y hacia la sociedad en general, además de garantizar unos mejores resultados económicos y la creación de puestos de trabajo dignos”, subraya Sebastian Valentín en su exposición. Reconoce, no obstante, que el buen gobierno por sí mismo no puede evitar que se asuman riesgos excesivos; pide, por tanto, auditorías independientes y normas que respeten las diferentes culturas empresariales en la UE. “Por la estela trazada por la crisis financiera –advierte  el eurodiputado- se pueden extraer lecciones de los principales fallos del mundo empresarial”. De ahí que solicite a la Comisión que se refuerce el  papel que desempeñan los comités de auditoría y, en la medida en que existan en los Estados miembros, los comités de remuneración y nombramiento.

En los consejos de administración, pide a las empresas que apliquen unos métodos transparentes y fundados en el mérito en el ámbito de los recursos humanos y que desarrollen y promuevan con eficiencia los talentos y capacidades de hombres y mujeres. Considera que la Directiva sobre los derechos de los accionistas respalda el principio de igualdad de trato entre accionistas y que, por lo tanto, todos los accionistas (institucionales o no) tienen derecho a recibir la misma información de la empresa, independientemente de la participación que tengan en ella. Sebastian Valentín expresa su satisfacción por el desarrollo a escala de la Unión Europea de un código de buenas prácticas para accionistas institucionales. Finalmente hace suyas las directrices para empresas cotizadas contenidas en la declaración emitida por el Foro Europeo de Gobierno Corporativo sobre transacciones entre partes.

La necesidad de implantar el Gobierno Corporativo vio la luz con la comisión Cadbury, en Inglaterra, a comienzos de la década de los noventa. Su presencia se hizo urgente  e insoslayable a raíz de los escándalos financieros protagonizados en Estados Unidos por Enron, Wordcom, Global Crosssing o la firma de auditoría Arthur Andersen. Hace ya doce años que el gobierno norteamericano aplica la Ley Sarbanes –Oxley, cuya finalidad es evitar fraudes y riesgo de bancarrota, protegiendo al inversor.

La banca tendrá que aplicar medidas más exigentes de gobierno corporativo

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.